Jornada Deportiva

El maleficio del Real Betis en los derbys continúa

El conjunto de Víctor Fernández remontó el inicial tanto de Reyes y adquirió ventaja en el marcador, pero el Sevilla igualó a falta de 10 minutos y ya son siete los años que los verdiblancos no ganan.
20/oct/03 12:19 PM
Edición impresa

El Betis arrancó un empate en el Sánchez Pizjuán, pero se quedó con el mal sabor de boca de no saber ganarle el derby al Sevilla, en un maleficio que se acerca ya a los siete años.

Los visitantes, después de una primera parte en la que el Sevilla gozó de las mejores ocasiones, en la segunda le dieron la vuelta al marcador y jugaron mejor, pero no supieron liquidar a su rival.

A los dos minutos, Hornos estuvo muy cerca de inaugurar el marcador, pero se le fue el balón ligeramente a la derecha del meta Contreras.

Entre tanto, el Betis, siempre que tenía el balón, no se lo pensó dos veces para montar sus ataques con un brasileño Denilson muy activo por la izquierda y también con un Joaquín con muchas ganas por la derecha, lo que se tradujo en un partido abierto y de fuerte ritmo.

Los sevillistas, con un omnipresente brasileño Julio Baptista en el centro del campo, tuvieron más tiempo el balón en su poder, aunque la defensa bética, capitaneada por el uruguayo Alejandro Lembo, se mantuvo siempre ordenada y contundente, y de ella salieron los contragolpes verdiblancos.

El equipo de Víctor Fernández se vio sorprendido a los cinco minutos de la segunda parte con un tanto del internacional Reyes. Pero antes de que se cumplieran dos minutos del tanto, Denilson, después de una serie de rechaces, puso las nuevas tablas en el marcador.

Esta circunstancia dejó muy tocado al Sevilla y enrabietado al Betis, que pasó por sus mejores momentos y que incluso, al cuarto de hora de la reanudación, le dio la vuelta al marcador.

Los visitantes, con un Sevilla muy precipitado en sus acciones y ya con el tiempo en contra, supieron controlar bien la situación e incluso atacar con sentido en busca de la sentencia, pero fue Antoñito, en una jugada aislada, el que a diez minutos del final logró un golazo y devolvió la igualada.