Jornada Deportiva

El Real Madrid cumplirá su trámite con varias novedades


COLPISA, Madrid
9/dic/03 12:57 PM
Edición impresa

COLPISA, Madrid

El Real Madrid, clasificado ya para los octavos de final y con el liderato del grupo virtualmente asegurado, se tomará hoy un respiro frente al Oporto en el Santiago Bernabéu en el partido que cerrará la primera fase de la Liga de Campeones. Carlos Queiroz concede descanso a Raúl y Helguera, que no están en forma, y los suplentes tendrán su oportunidad, ya que el técnico portugués se plantea también alinear como titulares a César en lugar de Casillas, Miñambres, Solari y Portillo.

El Oporto, también clasificado para octavos, sólo podría arrebatar la primera plaza al Madrid con una victoria por 0-3 en el Bernabéu, un resultado impensable, por lo que los blancos podrán afrontar la cita con tranquilidad, sin necesidad de todas sus estrellas. Como reconoce el entrenador madridista, "es un partido confortable", aunque el técnico luso advierte de que "está en juego el nombre y el prestigio del club" y que "la obligación es ganar".

Después de derrotar al Atlético y al Barça en sólo cuatro días y con el pensamiento también puesto en la visita del domingo del Deportivo, ha llegado la hora de las rotaciones para un "once" que sin descansos corre el riesgo de ser exprimido, con una plantilla tan corta. Sin embargo, Queiroz asegura estar "muy satisfecho y feliz con esta plantilla", y ahora, al menos públicamente y ya que Florentino no piensa fichar un central en diciembre, no considera que sean necesarios refuerzos.

"Van Nistelrooy es un gran delantero, pero estamos perfectos como estamos y muy satisfechos con la plantilla que tenemos", sentenció Queiroz cuando se le preguntó su opinión sobre el posible próximo "crack" de Florentino.

Para enfrentarse el Oporto es el desafortunado Portillo uno de los que más posibilidades tiene de ocupar una plaza de titular, junto a Ronaldo, o en el caso de que el brasileño sea reservado, por delante de Zidane, que actuaría así como mediapunta. Queiroz sigue dando vueltas al "once" que se medirá a sus compatriotas.