Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Las Palmas y CD Tenerife agarrados al derbi para cambiar su tendencia leer

Fallece Luis Guiance Abreu, figura emblemática del fútbol tinerfeño

Además de participar en la eliminatoria copera de 1940 frente al Sevilla y dirigir al CD Tenerife en la temporada 1968-1969, fue jugador, entrenador y presidente del Real Unión. En la campaña 1940-1941 disputó un partido de Copa con el Real Madrid.
JUAN GALARZA, S/C de Tfe.
18/ago/07 2:06 AM
Edición impresa

Luis Guiance Abreu, una de las figuras emblemáticas del fútbol tinerfeño a lo largo del siglo XX, falleció ayer a la edad de 91 años. Patriarca de una familia íntimamente ligada al balompié regional, sobre todo al histórico Real Unión, tomó parte en 1940 en la tercera eliminatoria disputada por el CD Tenerife en el torneo de Copa, además de dirigir al representativo durante la temporada 1968-69, en tándem con Santiago Villar. Diez años más tarde llegó a optar a la presidencia del club blanquiazul.

Nacido en Santa Cruz de Tenerife, en 1916, aunque en su carné de identidad figuraba erróneamente 1920, Luis Guiance lo fue todo en el fútbol. Desde muy joven se enroló en las filas del equipo del barrio del Cabo, el Real Unión de Tenerife. De hecho, debutó con la casaca granate con 18 años de edad, cuando sus seguidores disfrutaban de una de las mejores épocas vividas por la entidad citada. Una temporada después, los unionistas se hicieron con el título regional y accedieron a la disputa de la Copa de España de 1936, frente al Atlético de Tetuán.

El primer encuentro del cruce, que se celebró el 15 de marzo, concluyó con derrota (2-1). A las consecuencias de un viaje tortuoso hasta tierras norteafricanas se uniría una actuación arbitral adversa, que tuvo como colofón la anulación de un tanto legal a todas luces, que pudo haber supuesto el empate. Siete días después, en Ceuta, el Atlético se impuso nuevamente (1-0).

Tras el paréntesis de la Guerra Civil, Guiance firmó en 1939 por el CD Tenerife, con el que tuvo ocasión de participar en la primera edición de la Copa del Generalísimo. El rival fue el Sevilla, que contaba con uno de los mejores planteles de la época, dentro del que sobresalía la delantera "Stuka", sobrenombre adoptado de los aviones de guerra más potentes del momento. Sus integrantes eran López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal.

El primer partido de la eliminatoria se celebró el 12 de mayo de 1940 en Nervión, campo de juego de los sevillistas, que golearon al Tenerife. El once blanquiazul estuvo integrado por Abel, Morera, Luis, Conrado, Nieto, Victoriano, Eusebio, Mota, Chicote, Domingo y Guiance. Fue una tarde de inspiración para Campanal, la gran figura del cuadro hispalense, que marcó cuatro tantos. El gol tinerfeñista fue obra de Mota.

A la semana siguiente tuvo lugar el compromiso de vuelta, disputado en el campo gaditano de La Mirandilla, donde el Tenerife saltó prácticamente con el mismo equipo, a excepción de Santacruz, que relevó a Eusebio. Pese a la amplia desventaja que pesaba en la eliminatoria, los isleños salieron a morder. Tres veces repelieron los palos de la portería sevillista los disparos de Mota, Chicote y Santacruz, al tiempo que el guardameta Guillamón salvó otros tantos balonazos. Con todo, se impuso el representativo (1-0), gracias a un tanto de Chicote. La afición local despidió con una ovación al cuadro insular.

Paso por Chamartín.- Guiance regresó al Real Unión aunque sólo por una temporada, ya que en el curso 41-42 fue fichado por el Real Madrid, al que dirigía Juan Armet "Kinké". El conjunto merengue tuvo que rendirse esa campaña ante la superioridad del Valencia, el de la "delantera eléctrica", que batió records y obtuvo su primera Liga, bajo la presidencia de Luis Casanova.

Sin ocasión de debutar en el torneo liguero, tapado por el extremo zurdo Botella, Luis Guiance hubo de conformarse con una sola alineación en el torneo de Copa, donde el Real Madrid dejó en la cuneta a la Ferroviaria y Castellón, para caer en cuartos de final con el Athlétic de Bilbao. El título fue para el Barcelona, que se impuso a los "leones" en la final.

Considerado como un extremo hábil y de calidad, Guiance volvió a Tenerife al concluir la temporada y nuevamente se enroló en el equipo de su vida, el Real Unión, con el que jugó tres temporadas más. Igualmente, preparó a los del Cabo como entrenador y fue su presidente en distintas épocas. En los setenta, fue uno de los fundadores del Trofeo Teide.

De su andadura como preparador sobresale, además, la dirección del CD Tenerife en la temporada 1968-69, cuando el representativo militaba por vez primera en Tercera División. Junto a Santiago Villar, tomó las riendas del equipo en la décima jornada, en sustitución de Carlos Galbis, durante un desplazamiento a Talavera de la Reina, que concluyó con victoria (0-2). El tándem se mantuvo durante cinco jornadas, con otra victoria más (8-0 frente al Béjar), un empate y dos derrotas. Guiance y Villar fueron relevados por Fernando Cova.

Su trayectoria en el Tenerife incluye, asimismo, un intento por acceder a la presidencia del club, en la primavera de 1959. Optó al cargo junto a Rodríguez Martín y Hodgson Lecuona, aunque fue este último quien definitivamente tomó las riendas de la entidad, el 15 de junio del año significado, después de que sus oponentes decidieran retirarse tres días antes, en un gesto que fue valorado por el tinerfeñismo, ante las dificultades económicas e institucionales que atravesaba el club.

La capilla ardiente de Luis Guiance se encuentra instalada en el tanatorio de Santa Lastenia, donde hoy tendrá lugar su sepelio, a las 13,30 horas. El Club Deportivo Tenerife ha decidido honrar su nombre en la noche de este sábado, con motivo del encuentro amistoso con el Cádiz en el Estadio. En los prolegómenos del partido será rezada una oración en su memoria, al tiempo que los jugadores llevarán señales de luto.