La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Inglaterra devuelve a España la moneda:
0
3
al descanso leer

Las capillas, joyas arquitectónicas ligadas a la historia de la ciudad del Adelantado

Diseminadas por La Laguna, forman parte de su personalidad. Hay ricos ejemplos de estos templos, entre los que pueden mencionarse los de la Cruz Verde, Cruz de los Herreros, Cruz Moure - Anchieta, Santísima Trinidad, Cruz de San Francisco o San Lázaro.

EL DÍA, La Laguna
13/ene/02 14:07 PM
Edición impresa

Como botón de muestra está la Capilla Cruz Anchieta, que cuenta con una reducida nave rectangular con cubierta a cuatro aguas y portada con arco de cantería. Posee una puerta por detrás donde vivió José Rodríguez Moure.

La capilla fue fundada, junto con la casa de su morada, por el labrador Diego Hernández Villavicencio. Durante muchos años estuvo abandonada y cerrada al culto y en 1827 se volvió a abrir.

La capilla de la Santísima Trinidad está adosada a la casa Pérez de Ayala, a la que pertenece. Es de planta rectangular, en el que se ha diferenciado la zona del presbiterio con una estructura decorativa, de madera, adosada al techo y paredes laterales. En la parte trasera sobre la puerta, se halla la tribuna o el coro con escaleras hasta el piso bajo y acceso directo desde la casa por la entreplanta.
En el exterior el uso de cantería se concreta en portada sencilla, con arco de medio punto, sobre cuya clave se dispone una lápida grabada.

La capilla se mandó edificar por mandato de Baltasar Gabriel Peraza de Ayala Castilla y Herrera, caballero mayorazgo, almotacén mayor y regidor de Tenerife en 1728 quien construyó sobre ella patronato en favor de sus sucesores. La construcción se comienza a construir en 1761 y se finaliza en 1769.

La capilla de Cruz de los Herreros es una pequeña capilla votiva de una dependencia rectangular, bajo cubierta a cuatro aguas y puerta de acceso en arco de medio punto. Representa un ejemplar muy común en las tradición religiosa y festera.