La Laguna

Adiós al Hermano Ramón

Centenares de ciudadanos se acercaron ayer a las Casas Consistoriales para rendir un último homenaje al carismático religioso, fallecido en Madrid en la noche del pasado lunes.

EL DÍA, La Laguna
6/dic/02 14:18 PM
Edición impresa
EL DÍA, La Laguna

El Hermano Ramón, figura entrañable de las Escuelas Cristianas de La Salle, fue despedido ayer por cientos de laguneros y personas de toda la Isla en su último recorrido por las calles de una Ciudad por las que tantas veces paseó.

A su retorno a Tenerife, en la noche del martes, se instaló una capilla ardiente en el antiguo Colegio de La Salle, donde permaneció hasta la mañana de ayer para ser trasladado al Salón Noble del Ayuntamiento, donde los vecinos le rindieron su último homenaje en los dos días de luto que decretó la Corporación.

El Hermano Ramón dedicó toda su vida a la actividad docente, impartiendo enseñanzas a generaciones y generaciones de laguneros, que ayer se dieron cita en la capilla instalada en el Ayuntamiento.

Su carácter afable y entrega incansable en su labor de Padre y maestro le han conferido un cariño especial en el conjunto de la sociedad lagunera, valores que le consagraron como Hijo Adoptivo de la Ciudad, título que recibió el 1 de abril de 2001.

En esa fecha se le rindió un homenaje, que consistió en la entrega del mencionado título, que fue respaldado por todas las fuerzas políticas y sociales de La Laguna. Además, se descubrió una estatua elaborada en bronce que es una réplica del Hermano Ramón, una obra del escultor Fernando García Ramos, que ocupa un espacio en la plaza contigua a la Casa de los Capitanes.

La idea de ofrecer ese homenaje partió de la Peña - Tertulia Primer Viernes, compuesta por un grupo de personas que fueron sus alumnos, quienes obtuvieron una respuesta favorable a la iniciativa desde un primer momento por parte del Ayuntamiento y un respaldo de la ciudadanía en la campaña de captación popular para hacer frente a la obra.

Generaciones de laguneros

Ayer, con ocasión del sepelio se dieron cita en el Consistorio municipal, en el recorrido del féretro por la calles de casco histórico de Aguere y en la Iglesia de la Concepción, así como en el Cementerio de San Luis, cientos y cientos de personas que fueron sus alumnos, hoy notables representantes de la historia viva de la Ciudad, quienes con emoción recordaban el ejemplo y la figura de un hombre que con sencillez supo desempeñar su vocación con el propósito de formar a hombres desde una óptica integral.

Durante la mañana de ayer estuvieron presentes en la última despedida del religioso todos los cargos públicos del Ayuntamiento y miembros de todas las fuerzas políticas, encabezados por la alcaldesa, Ana Oramas. Asimismo, acudieron representantes de otras instituciones públicas, así como de la comunidad educativa y organismos del ámbito de la cultura y la sociedad.