La Laguna

Documentos antiguos al alcance de todos

Inaccesible y oscura es la imagen que se suele tener de los archivos. Nada más alejado de la realidad en el caso del de Aguere, que abre sus puertas de par en par.

FRANCISCO BELÍN, La Laguna
8/dic/02 14:18 PM
Edición impresa
FRANCISCO BELÍN, La Laguna Muchos ciudadanos piensan que los archivos guardan material que se ubica generalmente en los rincones más innobles e incómodos de las instituciones que los representan y atendidos por personas igualmente inaccesibles. Las visitas, sólo por la elite de profesores universitarios que parecen monopolizar la historia y el saber. El Archivo Municipal de La Laguna parece ir en contra de esta generalizada opinión. Se esfuerza día a día en romper con esos moldes tradicionales que en nada benefician al mundo de la libre información y el acceso a la cultura. A través de una conciencia clara del precepto constitucional del derecho a la información se va tejiendo toda una trama de intenciones y objetivos, cuya finalidad última es renovar el propio concepto de un archivo, adaptándolo al siglo XXI.
Su director, Luis González Duque, explica que uno de los objetivos básicos que se trazó en su nueva andadura fue "el de poner al alcance de todos los ciudadanos lo que antes pertenecía exclusivamente a unos pocos investigadores". A través de una acertada política de acción cultural y pedagógica, el archivo abre todos los días sus puertas a quien quiera conocer de cerca el corazón de su historia.
En todo caso, el archivero insiste en que "previamente a este servicio necesario es preciso trabajar en la descripción de sus fondos documentales, en dotarlo de unas instalaciones dignas, en tener todo organizado para facilitar la información".
A la cuestión de cuáles son las razones del porqué el Archivo de La Laguna es un punto de referencia de la archivística en Canarias, González Duque responde que "la clave está precisamente en desarrollar una política de difusión permanente del archivo, a través de cursos, de visitas escolares, de charlas informativas, de contacto con los medios de comunicación, todo ello envuelto en una simbiosis necesaria con el trabajo de archivo, laboratorio y organización de los fondos documentales".
De esta forma tan clara, el Archivo ha organizado ya más de una treintena de cursos, no solo a los usuarios en general sino dirigidos a otras administraciones que reclaman sus servicios de asesoramiento y enseñanza.
Casi todos los viernes, colegios de toda la Isla solicitan visitas guiadas y explicadas por el personal con la finalidad de "dar a conocer y mentalizar desde edad temprana sobre la importancia que tiene el Patrimonio Documental para entender nuestra propia identidad".
Imaginación "Un archivo - advierte González Duque - no puede ser un lugar muerto; hay que inyectarle dosis permanentes de imaginación para que se entienda como un derecho público al servicio del ciudadano. Ya afortunadamente se acabaron aquellos tiempos en que los documentos y la información estaban solamente al servicio del poder". Es el lado menos conocido de un archivo, el lado infrecuente que gracias a la labor desarrollada día a día por el Municipal de La Laguna está "popularizando" cada vez más un servicio hasta hace poco dirigido a unos pocos. Es la revalorización de un trabajo dirigido a todos los estratos sociales, a la sociedad en su conjunto, cada vez más ávida de información y curiosidad por su pasado y su presente.
Duque recuerda las palabras de Michel Duchein: "La integración de los archivos en el campo de la vida cultural, en el más amplio sentido de la palabra, será en adelante para nuestra profesión una cuestión de vida o muerte".