La Laguna

La ciudad podría perder los históricos escudos de la fachada del ayuntamiento

Los técnicos entendidos en patrimonio consideran que se deberían quitar estos elementos decorativos y sustituirlos por copias para que no se pierdan los relieves y exponerlos en un museo, en el que se recogerían además los escudos que custodian las casas más importantes de Aguere.
EL DÍA, La Laguna
28/jun/03 14:27 PM
Edición impresa

EL DÍA, La Laguna

La histórica fachada del edificio del Ayuntamiento de La Laguna, conocida como Casa del Corregidor, se encuentra en grave peligro de deterioro, debido a las condiciones ambientales y a los gases de los vehículos que a diario pasaban por la calle de la Carrera. El mayor riesgo se centra en los escudos.

Con la peatonalización de la citada vía, el tráfico afectará menos a la piedra, pero no se librará de su contaminación, ya que los vehículos pasan a 30 metros del edificio. La humedad, la lluvia y las temperaturas degradarán la piedra si no se pone remedio y no se afronta pronto ?todavía se está a tiempo según los técnicos? una intervención restauradora y de protección.

Según explicaron los entendidos, los coches emiten sulfuros que, en contacto con el aire y las cales, crean unos cristales de yeso que se incrustan en la piedra y, dado que recogen mucha humedad, aumentan de tamaño, separando partículas que disgregan la piedra.

La solución, según determinados arquitectos, está en consolidar y proteger lo que queda, mientras que otros se manifiestan en el sentido de retirar los antiguos escudos, poniendo copias en su lugar. Los originales se expondrían en un museo que podría estar dedicado a los escudos nobiliarios de las casas más relevantes de la ciudad, que también están en la actualidad en grave deterioro.

Si no fuera posible la solución citada, se plantea sacar una copia de los escudos y lograr así que se cuente para el futuro con un testimonio de gran valía que salvaguarde los relieves que los enriquecen.

La importancia de esta casa es que formaba parte de las dependencias del antiguo Cabildo, siendo notorio que la fachada que da a la calle de La Carrera fue acabada hacia 1545. El inmueble sufrió dos incendios en 1524 y 1538 y varias reformas interiores.

La fachada que pone en peligro los vehículos y condiciones ambientales es lo único que se conserva intacto del siglo XVI.

Residencia de corregidores

El nombre de la casa se debe al hecho de haber sido residencia de los corregidores de la Isla durante su período de gobierno. Más adelante pasó a ser alojamiento del obispo Joaquín Lluch y Garriga.

La portada está realizada en cantería roja y representa uno de los elementos más característicos en la formas tradicionales canarias de construcción. Es uno de los escasos ejemplos de arquitectura plateresca existente en Canarias.

La portada se dispone en dos cuerpos enmarcados por un gran alfiz. El cuerpo inferior lo domina la puerta adintelada, con dos columnas estriadas que destacan a ambos lados del acceso. Al mismo tiempo, dos escudos se reparten este espacio: uno a la derecha, el de la Isla, y otro a la izquierda, el del corregidor Sotomayor, que gobernó entre 1543 y 1546. El cuerpo superior se organiza en torno a una ventana de guillotina enmarcada por dos columnillas de sabor plateresco. Un escudo de Carlos V domina el remate superior.