La Laguna

POR LAS ESQUINAS


Taller de encuadernación
28/jun/03 14:27 PM
Edición impresa

Taller de encuadernación

El Museo de Historia de Tenerife, dependiente del Cabildo insular, pondrá en marcha en el mes de julio un taller de encuadernación con el objetivo de enseñar cómo se confeccionan, tratan y conservan los libros, según informó en un comunicado la corporación tinerfeña. Esta actividad tiene como objetivo dar a conocer el oficio artesanal de la encuadernación de libros y practicar de manera lúdica los métodos y entresijos de esta disciplina. Para ello, los asistentes podrán contemplar los distintos tipos de encuadernación de las obras que componen los fondos del museo, para posteriormente llevarlos a la práctica en el taller, desde el plegado de los cuadernillos hasta las tapas y el acabado final.

Las Canteras está con sus mayores

El barrio de Las Canteras, dentro de sus fiestas en honor de la Virgen de La Milagrosa, no se olvida de los mayores por entender que su experiencia es muy aprovechable en la sociedad actual. Por ello, en el programa de actos se recuerda a Saturnino y José Felipe o a Liandro Amadeo y Simidón, posando ante su yunta de vacas con ropa de faena, en la que queda de manifiesto el esfuerzo que suponen las tareas agrícolas. Los mayores también podrán asistir hoy, a las 9:00 horas, a la visita al santuario del Santísimo Cristo de La Laguna y a la excursión al parque La Libertad, en la que la comisión de fiestas colabora con chuletas y papas arrugadas para todos los presentes. Por la tarde habrá exposición de motos antiguas.

El molino de Cho Juan Domínguez

El programa de las fiestas de Llano del Moro, en El Rosario, se hace eco de la petición de la sección de patrimonio del colectivo ecologista ATAN relativa a que el Cabildo insular de Tenerife proteja uno de los últimos molinos de viento que quedan en pie en la Isla. Se refiere al molino que se conserva en dicho barrio y que, como recuerdan las personas mayores del lugar, se llama el molino de Cho Juan Domínguez. Según la tradición oral de la zona, en la casa del molinero Cha Rosa hacía los rezos para la gente aquejada por determinadas enfermedades culturales como, por ejemplo, el mal de ojos. Al parecer, este molino podría ser más antiguo que los de Cuevas Blancas y Barranco Hondo, que son del siglo XX.