La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

El ex convento de San Agustín cumple cinco siglos de historia y tradición


EL DÍA, La Laguna
3/ene/05 14:51 PM
Edición impresa

La concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de La Laguna ha editado un folleto divulgativo sobre el ex convento de San Agustín, en el que se destaca que dicha construcción se remonta cinco siglos en el tiempo, ya que en 1504 fue cuando se le concedieron unas tierras de trigo en La Orotava a este monasterio, que se levantó en la ciudad de Aguere bajo la advocación del Espíritu Santo.

El origen del edificio se remonta a principios del siglo XVI, cuando el adelantado Alonso Fernández de Lugo favoreció a la Orden Agustina en agradecimiento por haberle acompañado a la conquista y colonización de la Isla.

En 1506, el adelantado concedió a fray Andrés de Goles, prior del monasterio, un solar para la iglesia, casas, oficinas y huertas, siendo notorio que es a partir del referido año cuando se inició la construcción del edificio, que fue concluido entre 1527 y 1560, siendo entonces prior fray Pedro Grimón, hijo del conquistador Jorge Grimón. La publicación de Patrimonio añade que el citado parentesco explica que la indicada familia y sus descendientes, los Nava y Grimón, fueran protectores del convento.

Para la construcción y mantenimiento del monasterio se necesitaron nuevas donaciones en forma de tierras para el cultivo, haciendas y aguas, solares y casas en diversas zonas de Tenerife, convirtiéndola en una rica orden, introductora de cereales y vides en las laderas de Acentejo, cuyas consecuencias son visibles en la actualidad.

Los entendidos consideran que el ex convento posee el mejor claustro renacentista de Canarias y alberga en su interior hoy en día huellas del primitivo convento, como los dos claustros, emblemas de la Orden, arcos, pinturas al fresco en una de las antiguas capillas, una cripta, el cuadro de la Virgen del Socorro y el relieve en mármol de la Virgen de Gracia que había sobre la puerta principal de la iglesia.

A lo largo de su historia, las funciones del edificio han sido múltiples, tal y como enumera Patrimonio: convento e iglesia (destruida en el incendio de 1964), primera Universidad y primer instituto de las Islas canarias, colegio de alumnos internos, primera estación meteorológica y primera biblioteca provincial, y sección universitaria. Durante un periodo de la Guerra Civil española fue utilizado como cárcel por la Jefatura Local de Investigación e Información de Falange Española. Entre 1938 y 1940 se clausuró como instituto por orden del gobernador civil y albergó los comedores de Auxilio Social y la Sección Femenina de Falange. Desde el curso 1940/41 sigue formando parte de un centro de Enseñanza Secundaria.

Bien de Interés Cultural

En el año 1983, el edificio fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento. La mayor parte de su tiempo, el centro ha estado vinculado a la enseñanza, siendo notorio que a partir de 1539 se impartieron estudios de latín y gramática a la entrada del edificio, en la sala de la portería, costeados por el Cabildo de la Isla. Algunos de los antiguos alumnos del instituto sobresalen en la actualidad, como es el caso de Benito Pérez Galdós, María Rosa Alonso, Juan Bethencourt Alfonso, Adolfo Cabrera Pinto, Agustín Cabrera, Francisco Bonnin, Ángel Romero, José Aguiar y Óscar Domínguez. El edificio ha sido visitado por el rey Alfonso XIII en 1906 y Unamuno en 1910.