La Laguna

La ermita de San Cristóbal reabrirá sus puertas en marzo después de 80 años

El templo, cuya restauración la ha sufragado la Fundación Mapfre Guanarteme, será puesto al culto y albergará exposiciones.
D. BARBUZANO, La Laguna
14/feb/07 2:02 AM
Edición impresa

La histórica ermita de San Cristóbal, que está siendo restaurada por la empresa Víctor Rodríguez, será inaugurada el día 24 de marzo, a las 12:00 horas, devolviendo a la ciudad un templo de interés histórico cerrado durante 80 años.

La historia de esta obra se remonta al día en que el presidente de la junta de seguimiento de la Fundación Mapfre Guanarteme en Tenerife, Juan Antonio Ossuna Torres, se reunió con el deán de la Catedral Julián de Armas, y éste le dijo que era conveniente restaurar la ermita de San Cristóbal, lo cual no dudó Mapfre en hacer.

Según informó Juan Antonio Ossuna, la ermita se pondrá al culto con misas puntuales para los fieles y podrá albergar exposiciones de arte sacro. Se piensa en trasladar a la ermita la imagen de San Cristóbal, patrón de La Laguna, que se conserva en la iglesia de Santo Domingo de la ciudad de Aguere.

Como se hace constar en la guía de arquitectura publicada por el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (Cicop), la ermita de San Cristóbal se fundó durante los primeros años del siglo XVI en el mismo solar donde se libró la batalla de Aguere en 1495, cuya victoria dio lugar a la fundación de la ciudad de San Cristóbal de La Laguna.

El regidor Antón Joven fabricó la ermita, siendo notorio que Bartolomé Joven en su testamento en 1552 señala que se instituyese en dicho inmueble una capellanía de misas y dejó para su altar un retablo de San Gregorio que tenía en su casa. En 1530 sabemos que amenaza ruina y que las obras las costeó el Cabildo.

La ermita estuvo abandonada en 1552, por lo que fue edificada de nuevo por el hijo del fundador, Cristóbal Joven.

En el siglo XIX, al alinear la calle se derribó una parte importante de la ermita de su mitad anterior, junto con la fachada, en cuyo arco de cantería figuraba el escudo de armas del fundador. La fachada actual data de 1922-1923.

En la ermita yacen los restos mortales de Fernando Guanarteme, último rey aborigen de Gáldar. La Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife le dedicó una placa en 1923.

Las obras de restauración que se han llevado a cabo han consistido, entre otras, en un piso nuevo de piedra natural, material empleado también para los escalones del altar; el arco de cantería roja, que estaba muy deteriorado, ha sido sometido a una labor tan correcta de restauración, que es difícil localizar las zonas rotas; asimismo, el artesonado ha sido restaurado en parte y también reconstruido en otro sector.

Las fiestas del patrono

Es de destacar que desde un principio era obligatoria la asistencia al culto del patrono de La Laguna, San Cristóbal, y a su fiesta, con cruz alzada, de todos los curas del beneficio, que eran los de Santa Cruz, Güímar, El Sauzal y Taganana, y, además, los sacerdotes que tenían filiación en las matrices de dichos pueblos.

La ermita fue en un tiempo depósito provisional de los cadáveres de la feligresía del Sagrario Catedral. Estuvieron los restos del obispo de Canarias señor Jiménez, en su traslado de Santa Cruz al convento de Candelaria en 1691, y los del señor Bencomo, en el que hizo el Cabildo eclesiástico desde Sevilla a la Catedral de La Laguna en 1837.

Es de destacar que al lado de la ermita de San Cristóbal había varias casas de los padres de Amaro Rodríguez Felipe, en una de las cuales nació dicho lagunero que sobresalió en la historia como comerciante y capitán de navío y en la leyenda como el corsario Amaro Pargo.

Muchos son los que desean que las fiestas de San Cristóbal recuperen la importancia que las caracterizó en el pasado.