La Laguna

Preocupación en Las Carboneras con el proyecto de su plaza

La asociación Tenejía señala que pasa el tiempo y las obras no empiezan Se trata de una actuación importante para la zona.
D.R., La Laguna
14/mar/19 6:30 AM
Edición impresa

D.R., La Laguna

La tardanza en el comienzo de las obras en la plaza del caserío de Las Carboneras, en el Macizo de Anaga, ha llevado a la preocupación de sus vecinos. Así lo indicó la asociación de vecinos Tenejía, que recordó que hace ya varios años que el Ayuntamiento de La Laguna le dio el visto bueno al proyecto, pero que ha ido pasando el tiempo y los trabajos no empiezan.

El presidente y el secretario del colectivo, Juan Manuel Martín y Mario Siverio, señalaron que la actuación fue aprobada y que, incluso, se le llegó a asignar una partida presupuestaria. La cuantía prevista era de más de 140.000 euros, mientras que la importancia de la mejora residía -además de en el papel que tiene toda plaza para la convivencia- en que fue resultado de años de reivindicación.

"Los vecinos están preocupados", apuntaron desde la entidad vecinal, que tocó el asunto en su última asamblea general. Asimismo, sus representantes plantearon que han tratado, aunque sin éxito, de que les concedan una nueva cita en el consistorio para conocer en que punto se encuentra actualmente.

Más en detalle, fue en noviembre de 2016 cuando la Concejalía de Obras e Infraestructuras, así como técnicos del ayuntamiento, mantuvieron un encuentro con Martín y Siverio para darle las últimas pinceladas a la ansiada remodelación.

Según se conoció entonces, una de las características del lugar es que sería accesible al eliminarse todos los niveles y adaptarse dos de sus accesos. Otra de sus características es que contaría con una plataforma enfrente de la iglesia que podría utilizarse como escenario y espacio de actividades de los niños del colegio. Asimismo se planteó la creación de un volado de resguardo y que se pondrían anclajes para una estructura para el escenario.

Hay que añadir que la previsión es que el pavimento fuese de piedra y que estaría ajardinado alrededor. Por su parte, en el centro se proyectó un círculo que recordaría la antigua era que existía en la zona. El conjunto lo completa un parque infantil -con módulos infantiles y bancos- junto a la calle El Cabecito.