Nacional

El Ayuntamiento convoca a los bilbaínos a una concentración

Tras la reunión extraordinaria de la Junta de Portavoces del Consistorio, el alcalde leyó una declaración de condena que fue rubricada por los grupos PNV-EA, PP, PSE e IU/EB, mientras el representante de Euskal Herritarrok se negó a firmarla y el portavoz de ICV no acudió.

EFE, Bilbao
14/ene/02 19:47 PM
Edición impresa

El Ayuntamiento de Bilbao pidió ayer a los vecinos de la ciudad que se concentren hoy al mediodía en el lugar donde ETA hizo explosionar un coche bomba y expresen su rechazo al atentado, que consideró "un ataque a la ciudadanía, a la convivencia y la libertad" de los bilbaínos.

Tras la reunión extraordinaria de la Junta de Portavoces, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, leyó una declaración de condena, que fue rubricada por PNV-EA, PP, PSE e IU/EB, mientras el representante de Euskal Herritarrok se negó a firmarla y el portavoz de ICV no acudió.

El texto condena "el brutal atentado perpetrado por la banda terrorista ETA" y muestra "el apoyo a todas las personas y empresas que se han visto afectadas".

Los grupos firmantes manifiestan que el atentado, "además de los importantes daños materiales y económicos que ha causado, supone un ataque a la ciudadanía, al tejido económico y comercial de la villa y también, a la convivencia y a la libertad de los vecinos".

El Ayuntamiento exigió "a ETA y a quienes la apoyan desde la práctica política y no condenan la violencia, el respeto a la voluntad democrática expresada reiteradamente por todos los vascos" y, finalmente, hace un llamamiento a los bilbaínos para que "mantengan su confianza en las instituciones, partidos políticos y policías, para acabar de una vez por todas con ETA".

Un día después del atentado con coche bomba cometido en Bilbao, la ciudad ha tratado de volver a la normalidad y continúan las labores de desescombro y recogida de cristales de los edificios afectados, aunque sólo un vecino de la Alameda Mazarredo tuvo que ser realojado en un hotel.

Según informó el Ayuntamiento, una persona cuyo domicilio está a escasos veinte metros del lugar de la explosión, ha tenido que pasar la noche fuera de su casa, pero es previsible que, en la medida que vuelvan a la ciudad las familias que estaban disfrutando del fin de semana y tras la actuación de los bomberos en las fachadas, aumente el número de realojos.