Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
CCOO echa por tierra el convenio de hostelería firmado para la provincia tinerfeña leer

Garzón deja todo listo para el juicio contra el entramado de ETA

El juez de la Audiencia Nacional, tras cinco años de investigación, ha dispuesto ya los trámites necesarios para que sean juzgados los aparatos político, internacional, mediático y bancario de la banda terrorista.

COLPISA, Madrid
2/jul/02 1:40 AM
Edición impresa

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha dispuesto ya los trámites para juzgar a los dirigentes y miembros de la principales organizaciones que formarían parte del entorno "paralegal" de ETA, entre las que destacan la histórica KAS y su sucesora EKIN, a las que ilegalizó por considerarlas soportes de la banda terrorista.

Dentro de ese entramado de colectivos dedicados a tareas políticas, mediáticas, financieras e incluso de relaciones exteriores puestas, presuntamente, al servicio de la organización armada, han sido procesadas un total de 65 personas, entre las que destacan cargos públicos de Batasuna y la "desaparecida" HB.

Sin embargo, dentro de la parte del sumario que el titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco cerró este lunes, de cara a su elevación a la Sala de lo Penal de la Audiencia para que ésta decida si hay elementos suficientes para celebrar una vista oral, no se incluyen las organizaciones que supuestamente controlan el terrorismo callejero y el llamado "frente" de las cárceles.

Causas abiertas

Así, las piezas separadas relativas a los colectivos juveniles Jarrai-Haika y Segi, las plataformas Gestoras Pro Amnistía y las "Herriko tabernas" (que, según Garzón, han sido usadas para recaudar el chantaje a empresarios y profesionales) continuarán abiertas.

En esta ocasión, el magistrado no hace uso de sus conocidos argumentos sobre la conexión existente entre ETA y sus distintos satélites, con los que a su entender mantiene una relación de "complementariedad e interdependencia plenamente acreditada". Los diez folios de su auto, que sirve para poner fin a una investigación que ha durado casi cinco años, se limitan a enumerar las distintas actuaciones que ha emprendido desde febrero de 1998, cuando abrió el sumario para tratar de desentrañar los apoyos, "legales" y "alegales", de los que ETA se ha aprovechado desde su nacimiento para eludir la acción judicial.