Nacional
BARCELONA

Polémica inauguración de la Conferencia Mundial Sida


AGENCIAS, Barcelona
8/jul/02 1:57 AM
Edición impresa

La denegación de visados para viajar a Barcelona, consecuencia de una aplicación rigurosa de la Ley de Extranjería, se tradujo en una monumental protesta en la ceremonia de inauguración de la XIV Conferencia Internacional del Sida, que se celebrará a lo largo de los próximos cinco días.

Las severas restricciones a los desplazamientos de los delegados aplicadas por el Gobierno no gustaron nada a miembros de ONG y organizaciones humanitarias, que se vengaron de la decisión abucheando a la ministra de Sanidad, Celia Villalobos.

Lo que se quería fuera una lucida apertura del encuentro, con puesta en escena incluida del grupo teatral Els Comediants y una sentida interpretación de violonchelo, se convirtió en un calvario para la ministra, que a duras penas pudo hilvanar su discurso a causa de los gritos y pitidos constantes. Aguantó con estoicismo el boicoteo, si bien al final, con muy mal humor, agradeció "la atención".

Bajo el lema "Transformando la ciencia en acción" arrancó ayer la XIV Conferencia Internacional de Sida, en un acto presidido por la infanta Elena. Durante la ceremonia menudearon las críticas, unas veladas, otras más explícitas, al Ejecutivo de Aznar por su "falta de sensibilidad". El malestar afeó una ceremonia que quería lanzar un mensaje de esperanza ante una epidemia que crece a pasos agigantados.

BARCELONA