Nacional

La vuelta de los embajadores, próximo asunto a discutir con Marruecos

La ministra española de Exteriores, Ana Palacio, dejó bien claro en su visita a Bruselas que en el futuro la situación de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no estará sobre la mesa. "Son cuestiones indiscutidas en derecho internacional, son territorios de la UE".

CORRESPONSAL, Bruselas
24/jul/02 2:43 AM
Edición impresa
CORRESPONSAL, Bruselas

Un día después de su viaje a Rabat para cerrar la crisis de Perejil, la ministra de Exteriores, Ana Palacio, desplegó ayer una intensa actividad en Bruselas para informar a la UE y a la OTAN de su resolución y para agradecer su colaboración en este asunto.

Palacio se entrevistó sucesivamente con el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi; con el representante de Política Exterior de la UE, Javier Solana, y con el secretario general de la OTAN, George Robertson.

En declaraciones públicas, Palacio aseguró que la crisis de Perejil "se ha resuelto de manera absolutamente satisfactoria" y calificó lo ocurrido de "vulneración del hecho de que las relaciones internacionales deben regirse por el derecho y no por la política de hechos consumados, de la hostilidad y de la agresión".

Una vez cerrado este asunto, Palacio miró al futuro y se mostró dispuesta a que, una vez superado el último bache en las relaciones hispano-marroquíes, éstas puedan ser relanzadas desde septiembre con la visita que realizará a Madrid el ministro marroquí de Exteriores, Benaissa.

En esa cita se abordará la situación de los embajadores de los dos países en la capital de su vecino, ya que ambos fueron llamados a consultas por sus gobiernos.

"Hay que reforzar la confianza y en nuestra relación con Marruecos la primera cuestión es la vuelta de los embajadores, la normalización de los canales de relación entre Estados", aseguró la ministra, quien dio a entender que este asunto se tratará en septiembre de manera casi exclusiva: "No creo que en ese viaje (de Benaissa a Madrid) podamos ir más allá de esa normalización".

Palacio dejó bien claro que en el futuro la situación de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no estará sobre la mesa. "Ceuta y Melilla son cuestiones indiscutidas en derecho internacional, son territorios de la UE", dijo la ministra, quien rechazó cualquier comparación con la situación de Gibraltar.