Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias le exige al Estado que busque una solución al gas radón leer

Gobierno y PSOE insisten en el respaldo de Ibarretxe a ETA

Coinciden en sus críticas hacia la propuesta "soberanista" del lehendakari y critican el recurso de inconstitucionalidad que Vitoria presentó el viernes contra la Ley de Partidos.

AGENCIAS, Madrid/Vitoria
29/sep/02 6:50 AM
Edición impresa
AGENCIAS, Madrid/Vitoria

Miembros del Gobierno y del PSOE coincidieron ayer en sus críticas hacia la propuesta "soberanista" del lehendakari, Juan José Ibarretxe, y advirtieron de que con su discurso "ilegítimo" "respalda" a ETA, a lo que el Ejecutivo central va a responder "con mucha serenidad pero con mucha firmeza".

Instaron a Ibarretxe a que rectifique las tesis expuestas ante el Parlamento de Vitoria y criticaron el recurso que el Gobierno Vasco presentó ayer ante el Tribunal Constitucional contra la Ley de Partidos.

El vicepresidente económico del Gobierno, Rodrigo Rato, criticó que, "en un momento en que hay que optar entre la falta de libertad de una parte importante de la sociedad vasca y otras cuestiones" se "opte por respaldar las tesis soberanistas de ETA".

Manifestó que "el proyecto de libertad y democracia en el País Vasco va a salir adelante, defendido por todos los españoles y, desde luego, por el PP desde la legalidad".

El ministro de Administraciones Públicas, Javier Arenas, dijo que la propuesta es "una insensatez que sólo busca hacer una oferta al electorado de Batasuna", a lo que el Gobierno central va a responder "con mucha serenidad, no haciéndoles el juego, pero también con mucha firmeza".

Confrontación

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, advirtió de que la historia pasará factura a la irresponsabilidad del lehendakari por proponer la "independencia", generar confrontación entre los demócratas y "fortalecer a ETA".

El portavoz de Economía socialista, Jordi Sevilla, calificó de "Lizarra II sin tregua" las propuestas del lehendakari y "fuera de la realidad", mientras que el primer secretario del PSC, José Montilla, las atribuyó a las contradicciones del nacionalismo vasco y a un intento de obtener los votos de Batasuna.

Por otra parte, el día en que se vencía el plazo legal de tres meses, el Gobierno vasco presentó ante el Tribunal Constitucional un recurso contra la ley de partidos porque, entre otras razones, "vulnera libertades". El Ejecutivo de Ibarretxe rompió así una costumbre establecida desde 1992 de no dirigirse ante el alto tribunal porque es un organismo parcial, "un árbitro vendido", en palabras del PNV.

El portavoz de los gobernantes vascos, Josu Jon Imaz, explicó que el recurso se plantea porque la ley de partidos, a la que se opusieron las formaciones nacionalistas durante su tramitación en el Congreso y el Senado, "nos aleja de la paz y no es una solución para la sociedad vasca" que debe derrotar en las urnas a Batasuna, formación que Madrid pretende ilegalizar. Imaz advirtió que la ley, además, "fortalece las posiciones más duras" dentro de la formación radical, contrarias a participar en el juego democrático y establecer un marco legal propio.