Nacional

Garzón procesa a 24 responsables de Gestoras por su integración en ETA

El magistrado de la Audiencia Nacional sostiene que son estructuras integradas dentro del denominado "complejo terrorista" y les atribuye actuaciones como la captación de militantes para el "frente militar" y el "señalamiento" y "satanización" de objetivos.

COLPISA, Madrid
30/oct/02 19:39 PM
Edición impresa

El magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón procesó ayer por integración en organización terrorista y colaboración con banda armada a 24 responsables de las denominadas Gestoras pro Amnistía. Sostiene el juez que Gestoras es una más de las estructuras integradas dentro del denominado "complejo terrorista" que lidera ETA-KAS-EKIN y que, dentro del mismo, se ocupa del denominado "frente de makos" (control de los presos y su situación en las cárceles).

El procesamiento, solicitado hace meses por el fiscal del caso, se apoya en el convencimiento de que Gestoras pro Amnistía es, desde sus orígenes, una organización "creada, diseñada, desarrollada, impulsada y financiada" por ETA que contribuye a desarrollar y mantener "una lucha violenta global", en palabras del magistrado. Dentro de ese desafío total contra el Estado, sus instituciones y la legalidad vigente, el juez atribuye a Gestoras varias funciones, entre las que destaca el control y el mantenimiento de la cohesión ideológica entre los miembros de la banda encarcelados.

Según esta acusación, ETA utiliza a Gestoras como instrumento para ocuparse de las necesidades del colectivo de militantes presos y, a la vez, ejercer un control férreo sobre ellos. Así evita que éstos vayan "por libre" y se desmarquen de la disciplina que les dictan los jefes de la banda.

Entre esas directrices estarían, por ejemplo, las órdenes de participar en iniciativas como huelgas de hambre o encerronas y la prohibición expresa de acogerse a los beneficios penitenciarios, a los que tienen derecho cuando han cumplido una parte de su condena.

Soporte económico

El magistrado explica, en su auto de casi 300 folios, que Gestoras se ocupa del sostenimiento económico de los más de 500 miembros del denominado "colectivo de presos políticos vascos" mediante una asignación mensual de 150 euros (25 mil pesetas). Además, facilita a cada uno de ellos un abono de suscripción al diario "Gara" y destina fondos a los gastos derivados de su asistencia jurídica (360 mil euros en 2000) y médica (48 mil euros ese mismo año). Esa financiación se extendería, según Garzón, a los militantes "en situación de clandestinidad", es decir, los conocidos como "refugiados" o "huidos".

Campañas y homenajes

Pero, según el juez, Gestoras no limita sus acciones al apoyo a los presos y huidos. A su entender, el grupo también se ocupa de organizar las campañas de apoyo a estos militantes, de organizar homenajes a etarras muertos como consecuencia de su actividad, de captar militantes dispuestos a ingresar en el "frente militar" del entramado terrorista y, en ocasiones, utiliza a sus abogados para transmitir mensajes entre los presos y la dirección de la banda.

Además, Garzón les acusa de impulsar la estrategia denominada "Alde hemendik" ("fuera de aquí") para "señalar" y "satanizar" a personas a las que consideran responsables de la situación que viven sus presos.