Nacional

Arenas exige al PP trabajar como nunca para frenar a Zapatero

El secretario general de los populares defiende el proyecto "serio y creíble" de su partido frente a los "infantiles golpes de efecto" de un PSOE "inmaduro". Su mensaje evidenció cierta inquietud.

COLPISA, Trujillo (Cáceres)
6/nov/02 19:45 PM
Edición impresa
COLPISA, Trujillo (Cáceres)

El secretario general del PP, Javier Arenas, clausuró ayer la reunión de presidentes y secretarios provinciales del PP, celebrada en Trujillo, con la exigencia de máxima tensión y esfuerzo a todos los cargos del partido para mantener la iniciativa política, frenar el ascenso del PSOE y ganar las elecciones municipales y autonómicas de 2003.

Aunque Arenas se afanó en trasladar públicamente una sensación de tranquilidad y atribuyó los avances en las encuestas del líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, a "infantiles golpes de efecto que le proporcionaron un gran efecto mediático", su mensaje evidenció la inquietud instalada en las últimas semanas en el PP.

Arenas, convencido de que el PSOE fundamentará su estrategia electoral en "recordar el pasado, buscar un ambiente de crispación y recuperar la corrupción como problema", pidió a los cargos y candidatos populares que respondan con "propuestas, el aval de su gestión y un proyecto serio y creíble" para los próximos comicios.

"Las elecciones no se ganan con golpes de efecto o representaciones teatrales, que sólo demuestran la inmadurez de un proyecto, sino cuando hay ánimo de cambio y no lo hay".

Claves del éxito

En su discurso, Arenas definió las líneas maestras de trabajo para los meses próximos y fijó los argumentos que utilizarán los dirigentes populares para contestar al primer partido de la oposición e "ir a ganar en todos los ayuntamientos y comunidades". En especial, reclamó que se trabaje "más que nunca" para mantener la cuota de poder en el País Vasco y no perder la plaza de Vitoria.

Tres son para la dirección del PP las claves del éxito: "cohesión", "tensión" y "coordinación". Unión que, según Arenas, "no se logra por suerte sino porque se mima y existe una profunda identidad en las convicciones"; esfuerzo que debe caracterizar todas las actividades del partido, "como cuando el PP estaba en la oposición"; y armonía entre todas las organizaciones regionales.