Nacional

Gobierno y PSOE restan valor a la consulta en Gibraltar

En la consulta del jueves, el 98,97% de los gibraltareños que votaron lo hicieron en contra de la posibilidad de que Madrid y Londres compartan la soberanía de la Roca. La ministra de Exteriores, Ana Palacio, aseguró que es "una consulta virtual que no resuelve los problemas".

EFE, Madrid
9/nov/02 19:48 PM
Edición impresa

El Gobierno y el PSOE restaron ayer importancia y valor al resultado del referéndum del jueves en Gibraltar y destacaron que lo esencial es que España y el Reino Unido mantengan las conversaciones sobre el futuro del Peñón.

En la consulta del jueves, el 98,97% de los gibraltareños que votaron lo hicieron en contra de la posibilidad de que Madrid y Londres compartan la soberanía de la Roca.

La ministra de Exteriores, Ana Palacio, aseguró ayer que es "una consulta virtual que no resuelve los problemas". Palacio recordó que la consulta "no tiene ningún efecto de tipo jurídico y contraviene todas y cada una de las resoluciones de Naciones Unidas" y dijo que "no resuelve los problemas de Gibraltar, ni de sus residentes, ni en el Campo y, en general, de los ciudadanos de la UE".

La ministra señaló que seguirán las conversaciones con Londres para intentar "buscar una solución que resuelva el contencioso histórico y que tenga en cuenta los intereses de los residentes".

También el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, hizo hincapié en que "no hay que darle mayor importancia" a este referéndum, ya que lo que hay que hacer es "seguir trabajando con determinación" en lo "verdaderamente importante", las conversaciones que se mantienen con Londres.

Recordó que "han cambiado mucho las cosas en los últimos tiempos" en relación con este asunto y se está en una situación "mejor que nunca" y defendió una "cierta reserva" para las conversaciones que se existen con Londres.

Rajoy dijo que "ya se sabía" que el referéndum iba a concluir con un resultado como el que se ha conocido porque explicó que "sólo había campaña para el  no  y no tenía ningún valor legal".

El portavoz socialista en el Congreso, Jesús Caldera, restó igualmente importancia al resultado del referéndum, que calificó de consulta "ficticia" e "inútil".