Nacional

Ibarretxe acusa a PP y PSE de "votar no" al Estatuto vasco durante 23 años

El lehendakari anunció ayer ante miles de personas en Vitoria que su propuesta de soberanía busca "expulsar a ETA" y denunció los insultos que se lanzan contra la iniciativa. Afirmó, además, que nunca ha planteado la ruptura con España sino una relación "amable".

COLPISA, Vitoria
11/nov/02 19:51 PM
Edición impresa

El lehendakari continuó con su gira para dar a conocer a la sociedad vasca su iniciativa y, tras el acto celebrado el pasado 25 de octubre en Bilbao, ayer fue el turno para Vitoria, capital de la comunidad autónoma.

Ibarretxe explicó las líneas generales de su propuesta de "libre adhesión a España" ante miles de personas en el polideportivo de Mendizorroza, en la capital alavesa. El lehendakari, después de defender su iniciativa, culpó al PP y al PSOE de "votar no al Estatuto de Gernika todos los días durante 23 años" y afirmó que los vascos "decidirán su propio futuro" porque "no lo podemos dejar en otras manos". Además reiteró que uno de los principales objetivos de su propuesta es "expulsar a ETA".

El lehendakari denunció además los "insultos" que se están lanzando contra su iniciativa y aseguró que no responderá a esas provocaciones porque "no debemos odiar a nadie porque piensa de otra manera".

Ibarretxe aseguró que cada vez que la comunidad autónoma vasca ha adquirido la gestión de una competencia, se ha incrementado el bienestar. Así, aseguró que "el sistema de educación vasco es mejor que el español y la gestión de la sanidad de Euskadi es mejor que la de España".

Ibarretxe desmintió también a aquellos que vienen afirmando que su propuesta es un plan independentista. Por el contrario, aseguró que la propuesta no es soberanista y que pretende "una relación amable con España en un estatus de libre adhesión respetando ambas identidades". En este sentido, reiteró que será la sociedad vasca "la que decida su futuro en ausencia de la violencia de ETA y en igualdad para todos los partidos". Afirmó que la búsqueda de soluciones "tiene que ser nuestra obsesión". Para ese objetivo solicitó las aportaciones de todos los sectores, porque se trata de una propuesta "abierta a todas las sensibilidades" y "es el único proyecto que hay encima de la mesa en términos claros". Por ello pidió, sobre todo, trabajo.