Nacional

El Rey reclama más "ayuda" y menos "fotos demagógicas" para superar la catástrofe

Don Juan Carlos escuchó de boca de los representantes de las cofradías de pescadores, de diez alcaldes de la comarca, de los voluntarios y de los afectados su visión del problema en ciernes. A ellos les animó a proseguir con las labores de prevención y recuperación de las playas ya anegadas por el fuel: "Todos a una, como Fuentovejuna", les dijo.

COLPISA, La Coruña
3/dic/02 20:23 PM
Edición impresa
COLPISA, La Coruña

La preocupación y crítica situación que atraviesan los habitantes de La Costa de la Muerte no les impidió vestir sus mejores galas y mostrar todo su calor al rey don Juan Carlos, que visitó Muxía y Laxe, dos de las zonas más afectadas por la marea negra del "Prestige". Y el monarca les respondió al reclamar más "ayuda de todos" y menos "fotos demagógicas" para superar la crisis política, económica, social y ambiental causada por el petrolero que ahora yace en el fondo del mar.

Don Juan Carlos llegó al municipio coruñés de Muxía sobre las 12 horas, después de haber sobrevolado parte de la zona afectada por el vertido. En el lugar donde aterrizó el helicóptero de la Fuerza Aérea Española que le trasladó al pueblo le esperaban, entre otras autoridades, el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy; el presidente de la Xunta, Manuel Fraga, y el Alcalde de Muxía, Alberto Blanco, quienes le expusieron la situación creada desde que el pasado 13 de noviembre zozobrara el "Prestige".

Quejas

Don Juan Carlos fue recibido por los aplausos y los vítores de apoyo de cientos de vecinos. De inmediato, el jefe del Estado se dirigió a la playa del Coído, sepultada bajo una capa de fuel oil, donde los vecinos y voluntarios que trabajan en las labores de recuperación le expusieron sus preocupaciones y sus quejas. Sobre todo, su malestar con la clase política sin distinciones, enfrascada en cuitas y peleas pero sin aportar soluciones a la catástrofe creada por el petrolero.

Después se dirigió a la lonja de la localidad coruñesa. Pero, antes señaló a los periodistas que en estos momentos "todos tenemos que ayudar y hacer menos fotos demagógicas".

Ya en la lonja de Muxía, el Rey volvió a escuchar de boca de los representantes de las cofradías de pescadores, de diez alcaldes de la comarca, de los voluntarios y de los afectados su visión del problema en ciernes. A ellos las animó a proseguir con las labores de prevención y recuperación de las playas ya anegadas por el fuel: "Todos a una, como Fuentovejuna", les dijo.

Mientras duró la visita real, decenas de voluntarios mantuvieron su ritmo de trabajo para retirar de la playa de Coído el vertido que arrastró hasta ella el mar y así minimizar los daños que ocasionará la llegada de la segunda marea negra. Lo que no impidió que muchos de ellos mostrasen su descontento por la forma en la que se desarrollan las labores de descontaminación de los litorales, la escasez de medios y la falta de personal que impiden avanzar los trabajos de limpieza.

4.200 ayudas tramitadas

Por su parte, José María Aznar intentó superar los fallos de comunicación que detectó en la gestión de la crisis del "Prestige" y explicó las gestiones de su Gabinete. Señaló que se tramitan 4.200 solicitudes de ayudas a los afectados por la catástrofe y aseguró que ya se han recogido más de 7 mil toneladas de combustible en el mar y más de 2.500 en tierra.

Aznar se defendió de las críticas que denuncian carencias de las Administraciones para hacer frente al desastre y aseguró que "ningún país del mundo puede tener prevista esta catástrofe y disponer de todos los medios". "No existe déficit de medios", dijo y explicó que lo lógico es que todos los países de la UE se ayuden mutuamente en la resolución del conflicto. Aznar anunció que Mariano Rajoy comparecerá el jueves en la comisión mixta del Congreso y el Senado para la UE.