Nacional

El fuel llega a Pontevedra, Vigo, Asturias y Cantabria

Miles de gallegos se enfrentan con medios caseros a la marea negra para proteger las Rías Bajas. Salvamento Marítimo envía barcos a succionar las manchas en Villaviciosa, mientras que en Laredo son recogidos 200 kilos de fuel.

COLPISA, La Coruña
5/dic/02 20:28 PM
Edición impresa
COLPISA, La Coruña

La invasión es imparable. Los habitantes del litoral atlántico gallego se organizaron en "gabinetes de crisis" municipales para luchar contra la marea de fuel oil vertida por el "Prestige" y salvar las Rías Bajas del desastre. Carentes de los recursos adecuados que deberían haber facilitado las autoridades, optaron por recurrir a sus propios y rudimentarios medios para contener el flujo contaminante, o incluso compraron de su bolsillo los materiales necesarios.

Un mar de marineros armados con pequeñas redes, alabardos, rudimentarias espumaderas o sus propias manos se vieron impotentes para evitar que pequeñas bolsas de combustible infectasen nuevos arenales del interior de las rías de Arosa, Pontevedra y Vigo.

La península de O Grove, la playa de La Lanzada, las islas Cíes... la lista de bajas crece día a día frente al avance del vertido. Todo el litoral atlántico gallego está afectado, al extremo de que la Consejería de Pesca de la Xunta prohibió ayer la pesca de arrastre y bajura en toda la zona, desde Cedeira - al norte, donde empieza el mar Cantábrico - hasta La Guardia, donde el río Miño hace frontera con Portugal. Y las autoridades lusas aseguran que ya hay indicios de contaminación en sus arenales más septentrionales.

Con la amanecida, las primeras señales de alarma llegaron de la península de El Grove. Los barcos mejilloneros del puerto salieron de estampida apenas sin luz para enfrentarse a una mancha de fuel de unos mil metros cuadrados localizada a la entrada de la ría de Arosa, frente al cabo San Vicente. Lo lograron, pero no sin múltiples dificultades.

El Cantábrico

Salvamento Marítimo comenzó ayer la retirada del vertido del "Prestige" frente a las costas asturianas. La mejoría del estado de la mar permitió la partida de dos barcos para succionar las manchas de fuel-oil que habían sido localizadas el martes a unas cinco millas en la vertical de la localidad de Villaviciosa. La marea negra también llegó a las costas de Cantabria, donde fueron recogidos 200 kilos de combustible en la playa de Laredo.

La niebla dificultó las labores de vigilancia aérea en aguas del Cantábrico. A pesar de la poca visibilidad, el estado de la mar permitió ayer la salida del puerto de El Musel del buque de Salvamento Marítimo "Rígel" y el remolcador "Navia" equipados con barreras y equipos de succión.

Los pescadores y mariscadores asturianos observan con inquietud como poco a poco van llegando a sus caladeros las manchas del petrolero "Prestige".