Nacional

Rajoy dice que se ha logrado una nueva desarticulación del aparato militar de ETA

La operación antiterrorista franco-española llevada a cabo el jueves en el suroeste de Francia se saldó con un total de nueve detenidos, cinco hombres y cuatro mujeres. La detenida, junto al jefe, es Beltzane Obanos y no Ainhoa García Montero, como se creyó en un principio.

EFE, Madrid
21/dic/02 21:03 PM
Edición impresa

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo ayer que las detenciones de miembros de ETA realizadas ayer en Francia llevan al Ejecutivo a considerar que se ha logrado "una nueva desarticulación del aparato militar" de la banda terrorista.

Rajoy se refirió a esas detenciones, al ser preguntado por la posibilidad de que el hecho de que una de las detenidas no fuera Ainhoa García Montero, como se creía en principio, sino Beltzane Obanos, podía hacer pensar que no estaba desarticulada la cúpula militar de ETA.

Rajoy subrayó que Obanos también formaba parte de esa cúpula junto Ibón Fernández de Iradi, otro de los detenidos y considerado como uno de los jefes de los comandos militares.

La detención de otras siete personas y el hallazgo de explosivos y documentación en varios pisos registrados, llevó a Rajoy a insistir en que el Gobierno cree que se trata de "una nueva desarticulación del aparato militar" de ETA.

Rajoy destacó que la colaboración antiterrorista de las autoridades francesas es cada vez mayor y eso dificultará la actuación de los terroristas.

Cartas a embajadas

ETA ha enviado cartas a las embajadas extranjeras acreditadas en Madrid en las que advierte de la posible comisión de atentados en zonas de vacaciones durante el próximo verano.

Fuentes diplomáticas informaron ayer de que el envío de este tipo de misivas no es nuevo, y añadieron que los autores de las cartas están remitiendo las mismas "por orden alfabético", pues la primera en recibir la carta fue Australia y "ya van por la República Checa".

En la carta, según las fuentes consultadas, ETA advierte a las embajadas de que los turistas serán "objetivos" de los atentados que se cometerían en el verano de 2003 en "zonas de vacaciones".