Nacional

La extracción por gravedad, la solución para vaciar el "Prestige"

El Gobierno apuesta por el plan de Repsol, que propone también el confinamiento parcial del pecio y el bombeo convencional como opciones alternativas "no excluyentes".

EFE, Madrid
5/abr/03 3:07 AM
Edición impresa
EFE, Madrid

El Gobierno dispone ya de un plan múltiple para intentar desactivar de forma definitiva la amenaza latente del Prestige. El Consejo de Ministros dio ayer el visto bueno a las propuestas del grupo internacional de empresas petroleras lideradas por Repsol para vaciar los tanques del petrolero hundido frente a las costas gallegas.

La extracción del fuel "por gravedad" es, por ahora, la vía más factible, aunque no se descartan como alternativas complementarias el encoframiento parcial o, en última instancia, el bombeo convencional por succión.

Cualquier proyecto para una solución definitiva tropieza en el mismo punto. La profundidad a la que reposa el pecio diseminado del petrolero hundido el pasado noviembre a 250 kilómetros de Fisterra convierte la empresa en un reto inédito en el mundo. La popa yace a 3.565 metros bajo el agua, y la proa a 3.830, kilómetro y medio por debajo de los ensayos submarinos más profundos realizados nunca.

En estas condiciones, los expertos agrupados por Repsol y grandes firmas petroleras mundiales especializadas en extracción de crudo en aguas profundas - BP (Gran Bretaña), Petrobras (Brasil), Eni (Italia), TotalFina-Elf (franco-belga) y Statoil (Noruega) - apuestan como primera opción por la "extracción por gravedad".

En términos simples se trataría - dijo Rajoy - de abrir "un boquete" de 80 ó 90 centímetros en el casco del Prestige, instalar un válvula y vaciar progresivamente los tanques de las 37.000 toneladas que se calcula quedan aún. El fuel se depositaría en grandes "bolsas-lanzadera", capaces de contener 1.000 toneladas cada una que, una vez llenas y selladas, se propulsarían hacia la superficie para su recogida.

Fluidez

Además del diseño de robots teledirigidos capaces de operar en fondos marinos extremos, necesarios sea cual sea la opción elegida, el punto clave es, una vez más la densidad del fuel.

Paradójicamente, si tras el hundimiento del barco se rogaba por la solidificación del carburante en contacto con las frías aguas del atlántico, lo ideal sería ahora que conserve cierto grado de fluidez y sea capaz de manar para llenar dichos depósitos.