Nacional
GESCARTERA

La CNMV conoció las irregularidades contables de la agencia en 1995


COLPISA, Madrid
4/may/03 6:05 AM
Edición impresa

Los responsables de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) conocieron las irregularidades contables de Gescartera en el año 1995, cuando José María Ruiz de la Serna -que dos años más tarde se incorporó a la agencia- era supervisor de la institución, según se demuestra en el primer recurso contencioso-administrativo presentado sobre el caso este fin de semana.

Cerca de una docena de las acusaciones personadas en el caso tienen previsto optar por la vía administrativa, además de la penal que se instruye en la Audiencia Nacional, con la intención de demostrar que la CNMV actuó de forma "negligente" y exigir las correspondientes responsabilidades públicas en forma de indemnizaciones para los clientes perjudicados.

Se trata de un proceso que se inicia ahora por cuestiones de plazo, quedará paralizado hasta que se cierre la vía penal, de forma que su resolución puede prolongarse todavía durante varios años.

En la argumentación jurídica del recurso presentado se entiende que la CNMV no defendió los intereses de los inversores con la suficiente diligencia ni como le exigía la ley, sobre todo porque no estuvo demostrada en ningún momento la "honorabilidad" que deben tener los administradores de este tipo de sociedades, recogida en la ley de instituciones de inversión colectiva.

Base jurídica

Como base jurídica, se recuerda, entre otras normas, que el artículo 31 y siguientes de la Ley 26/88 de Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito señala que cuando alguna de estas sociedades se encuentre en una situación de excepcional gravedad que ponga en peligro la efectividad de sus recursos propios o su estabilidad, liquidez o solvencia, podrá acordarse la intervención de la misma o la sustitución provisional de sus órganos de administración o dirección.

Por si hasta ese punto no quedara clara la intervención, como medida grave, se recuerda que el punto siguiente del artículo reseñado aclara que la intervención "será también aplicable en aquellos casos en que, existiendo indicios fundados de que concurra la situación de excepcional gravedad a que el mismo se refiere, la verdadera situación de la entidad de crédito no pueda deducirse de su contabilidad".

GESCARTERA