Nacional

España entera muestra con su silencio la repulsa a los atentados terroristas

Las principales ciudades se convirtieron de nuevo en escenario de las protestas y rechazo al asesinato de dos policías nacionales el pasado viernes en la localidad navarra de Sangüesa. Los dos heridos, un tercer agente y un empleado de Telefónica, mejoran de sus heridas, según los partes facilitados ayer.
EFE, Madrid
3/jun/03 8:51 AM
Edición impresa

Decenas de miles de ciudadanos de toda España mostraron de nuevo ayer, con su silencio, su repulsa a los atentados de ETA como el del pasado viernes en la localidad navarra de Sangüesa, atendiendo a la convocatoria de la Federación Española de Municipios y Provincias y del Gobierno vasco.

Así, las principales ciudades se convirtieron de nuevo en escenario de las protestas y rechazo a este atentado, que costó la vida a dos policías nacionales y heridas graves a otro.

Los ciudadanos se concentraron ante las puertas de los ayuntamientos y otras instituciones, como el Congreso y el Senado, los parlamentos regionales, las sedes de los partidos políticos, los órganos judiciales y empresas.

Familiares de los policías nacionales muertos en el atentado, Julián Embid y Bonifacio Martín, y rectores de varias universidades españolas participaron en una concentración silenciosa en la Uni- versidad Pública de Navarra, que contó con la presencia de las viudas de ambos, Ana Isabel Ortigosa y Carmen Pérez, respectivamente, así como de las hijas de esta última, Leticia y Ana.

En la sede del PP, los miembros de la Junta Directiva, encabezados por el presidente del Gobierno y del partido, José María Aznar, interrumpieron a las doce horas la reunión que estaban manteniendo para guardar un minuto de silencio.

En Bilbao, dirigentes del PNV se concentraron durante 15 minutos en la puerta de la sede y su presidente, Xabier Arzalluz, que expresó la "condena total" de su partido al atentado, criticó la "obsesión" de Aznar contra el PNV, "cada vez mayor en la medida en que es más palpable su fracaso" para terminar con ETA.

En Vitoria

En el País Vasco, al igual que en las demás comunidades autónomas, se registraron actos de protesta ante las sedes de los parlamentos autonómicos, que en Vitoria estuvo encabezada por el presidente de la Cámara vasca, Juan María Atutxa.

La convocatoria fue secundada también por los funcionarios de las Cortes Generales y representantes políticos, que celebraron a mediodía concentraciones silenciosas a las puertas del Congreso y del Senado.

También en el órgano de gobierno de los jueces se secundó un acto de repulsa, en el que un grupo de unos 50 miembros del CGPJ, encabezado por su presidente, Francisco José Hernando, guardó cinco minutos de silencio en la puerta de la sede.

Una de las concentraciones de Madrid tuvo lugar en la plaza de la Villa, a la que acudieron, entre otros, la alcaldesa en funciones, Mercedes de la Merced, el portavoz municipal socialista en funciones y virtual presidente de la Comunidad, Rafael Simancas, y la portavoz de IU en el Ayuntamiento, Inés Sabanés.

Por otra parte, el policía Ramón Rodríguez y el empleado de Telefónica Carlos Gallo, heridos en el atentado, y que permanecen internados en el Hospital de Navarra, mejoran de las lesiones que sufrieron, según fuentes médicas.

El agente, según el parte médico facilitado ayer por el centro hospitalario, abandonó la unidad de cuidados intensivos "una vez que el equipo médico ha constatado la evolución favorable de las múltiples heridas por metralla que presenta y su estabilidad hemodinámica y respiratoria". Respecto a Gallo, vecino de Sangüesa, evoluciona de manera satisfactoria de la intervención quirúrgica a la que fue sometido el pasado viernes.