Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio de la Complutense atribuye al plátano efectos beneficiosos frente al cáncer leer

El presidente de la Cámara vasca sigue con su defensa "pese a quien pese"


COLPISA, Vitoria
21/jun/03 18:10 PM
Edición impresa

Ni las órdenes del Supremo ni las querellas de la Fiscalía van a modificar el arco del Parlamento vasco. Esa es, al menos, la intención de los diputados de PNV, EA e IU, que ayer defendieron con más vehemencia si cabe su posición contraria a la disolución de SA. Los tres parlamentarios contra los que se dirige la querella mostraron su "tranquilidad" ante la situación y criticaron a magistrados y fiscales por "carecer de argumentación jurídica" en sus últimas actuaciones.

Atutxa reconoció su "absoluta perplejidad" al conocer la querella porque, recordó, cuando Garzón ordenó la disolución del grupo de Batasuna en septiembre de 2002, el fiscal general respaldó la postura de Vitoria al señalar que los grupos están atados a los reglamentos de los parlamentos. En noviembre, Jesús Cardenal escribió que la suspensión judicial de Batasuna "no implica automáticamente la de los grupos parlamentarios", cuestión que "debe ser adoptada en el marco parlamentario que regula la vida interna de cada institución". Atutxa afirmó no entender ahora el cambio de criterio, cuando ha adecuado toda su actuación "a seguir al pie de la letra lo que decía" el fiscal general. En todo caso, quiso transmitir "tranquilidad" y "serenidad" porque "he actuado y seguiré haciéndolo de cara a un futuro, pese a quien pese, conforme al Reglamento de la cámara, a su mayoría y a mi propia conciencia"