Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias le exige al Estado que busque una solución al gas radón leer

Lula da Silva anima a invertir en Brasil a los empresarios españoles en su visita a Madrid


EFE, Madrid
16/jul/03 18:29 PM
Edición impresa

EFE, Madrid

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, animó ayer a las empresas españolas a invertir en su país tras resaltar el compromiso de reformas de su Gobierno en pro de la estabilidad económica, después de reunirse con un grupo de empresarios en la sede de la CEOE, como parte de su visita a Madrid.

Lula fue recibido por el rey Juan Carlos y el presidente del Go-bierno, José María Aznar. Lula hi-zo estas declaraciones al clausurar el Encuentro Empresarial España-Brasil celebrado ayer en la sede de la CEOE, donde intervinieron, además, el presidente de esta patronal, José María Cuevas, y el secretario de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, en nombre del Go-bierno.

Tras recordar los estrechos lazos de amistad entre España y Brasil, Lula insistió en la política de reformas de su Gobierno, y en la oportunidad económica que ello brinda a los empresarios españoles, que "no se arrepentirán de creer en Brasil".

El mandatario brasileño se refirió en particular, a su compromiso con las reformas sociales "que tanto necesita nuestro pueblo", di-jo, y que, al fin y al cabo, son las que promueven el crecimiento económico al atraer inversiones em-presariales y generar así riqueza.

Por ello, Lula insistió en su invitación a "todas las empresas españolas a que se sumen al esfuerzo de construcción de infraestructuras y de consolidación de una América del Sur más unida, justa y próspera". Además, precisó, "ha-rán un buen negocio".

Su Gobierno, dijo, está cumpliendo todas las promesas electorales e incluso algunas antes de plazo, como en lo relativo a fiscalidad, lo que confirma que Brasil avanza hacia "políticas económicas equilibradas" para retomar la senda de la "estabilidad", lo que, según Lula, redundará en empleo y en mayores rentas. Lula reclamó la colaboración de los países desarrollados para facilitar el comercio a los de menos recursos.