Nacional

El PSOE rebaja a ocho la lista para desbloquear la comisión

Socialistas y populares se acusan de frenar la investigación en la Asamblea de Madrid. El PP insiste en que, hasta que no se le entreguen pruebas que acrediten vínculos entre sus militantes y los tránsfugas, no cederá.
COLPISA, Madrid
17/jul/03 18:30 PM
Edición impresa

COLPISA, Madrid

La comisión de investigación de la Asamblea de Madrid tiene pocas posibilidades de salir de la vía muerta en la que entró este martes después de que PSOE e IU se opusieran a los planes de trabajo que, según ellos, impuso el Partido Popular en su sesión constitutiva. Los socialistas ofrecieron ayer reducir a ocho cargos populares el número de comparecencias im-prescindibles para dar por válidas las pesquisas sobre la traición protagonizada por Tamayo y Sáez el pasado 10 de junio. El PP insistió en que hasta que no se le entreguen pruebas que acrediten los vínculos entre sus militantes y la actuación de los tránsfugas no cederá.

Unos y otros se acusan de pretender poner freno a unos trabajos que podrían dejarles en evidencia. Para el líder de la Federación So-cialista Madrileña, Rafael Simancas, el Grupo Popular ha convertido en "papel mojado" los acuerdos alcanzados durante cerca de dos semanas entre las tres fuerzas parlamentarias para crear una sola comisión de investigación que, de alguna forma, unificara las dos que los partidos de izquierda, por un lado, y el PP, por otro, habían solicitado a la Mesa. Para el portavoz del PP, Antonio Beteta, el único propósito del PSOE es abrir una "causa general" contra su partido.

De las 21 solicitudes de comparecencia vetadas por el grupo de Esperanza Aguirre el martes, los socialistas renunciaron ayer a trece, entre ellas, la del número dos de Alberto Ruiz-Gallardón, Manuel Cobo, y el ex consejero de Urbanismo Luis Eduardo Cortés. Pero exigieron las del director de la sociedad pública "Madrid Excelente", Fernando Bastarreche, destituido la semana pasada por el presidente en funciones; la antigua viceconsejera de Presidencia, Paloma García Romero; el director general del Suelo, José María Erenas y una serie de alcaldes y ex alcaldes de distintas localidades madrileñas relacionadas con la supuesta trama urbanística que impidió la formación de un gobierno autonómico de signo progresista.

Su oferta -que incluye también reducir la petición de documentación a los comparecientes- debería ser discutida en la propia comisión de investigación una vez que se atienda a la petición de reunión urgente que presentó ayer a la Me-sa. Sin previo acuerdo, sin em-bargo, será difícil avanzar. El único que mostró su disposición a mantener encuentros informales para evitar que vuelvan a frustrarse los resultados del grupo de trabajo fue Fausto Fernández, de IU.. Pero, pese a sus buenas intenciones, él también reconoció que la comisión tiene pocas posibilidades de ser "efectiva".