Nacional

Aznar abrirá el curso sin variar la opinión sobre Irak

El presidente del Gobierno concluye hoy las vacaciones con el tradicional discurso en Menorca, en una cena mitin que compartirá con el PP de Baleares. El miércoles hablará en Quintanilla. Será en la segunda semana de septiembre cuando el Parlamento reanudará su actividad ordinaria.
COLPISA, Madrid
25/ago/03 19:24 PM
Edición impresa

COLPISA, Madrid

El Gobierno no cambiará de opinión ni de posición respecto a la conflictiva situación de Irak y la evolución de los acontecimientos no minará la firmeza con la que el PP y el Gabinete que dirige José María Aznar defienden la presencia de las tropas españolas en el territorio controlado por Estados Unidos. Será el propio presidente quien reitere, en la apertura del nuevo curso político, que España mantendrá su compromiso en la lucha contra el terrorismo con su aportación militar en territorio iraquí. Lo hará hoy, en la cena mitin que compartirá con el PP de Baleares en un hotel de Menorca, antes de afrontar el último periodo de sesiones de la legislatura y el proceso pendiente de designación de su sucesor en el partido.

El reciente atentado contra la sede de la ONU en Bagdad, donde falleció un representante del Gobierno español, dará argumentos a Aznar para insistir en la necesaria unidad en la lucha contra el terrorismo con la que justificó la implicación española en la guerra de Irak. Fuentes gubernamentales aseguran que la nueva polémica suscitada ante el desarrollo de los acontecimientos en este conflicto internacional va a acaparar la atención de las dos intervenciones públicas con las que el presidente del Gobierno dará por concluido, esta semana, su descanso estival y abrirá el nuevo curso político.

Contra el terrorismo

En una declaración realizada al día siguiente de la explosión que causó 24 muertos en la sede de la ONU, el pasado martes, el jefe del Ejecutivo pidió "que todos estemos a la altura de las circunstancias para aunar aún más esfuerzos en la lucha contra el terrorismo", en una clara alusión al cierre de filas que esperaba de la oposición frente a este fenómeno. Las críticas del líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, que pidió el regreso de las tropas y acusó a Aznar de cobardía al negarse a comparecer en el Parlamento, tendrá hoy la respuesta del presidente del Gobierno.

"Todo el mundo parece estar cambiando de posición, excepto el Gobierno", señaló un portavoz gubernamental que denunció las dudas que, en su opinión, han surgido en la oposición sobre las motivaciones del terrorismo que se está produciendo en Irak. Aznar, en sus previstas disertaciones para los próximos días, insistirá en el principio que siempre ha defendido de que "todos los terrorismos son iguales".

Por ello, el presidente del Ejecutivo mantendrá las mismas posiciones de compromiso con la estabilización de Irak y volverá a situar al Gobierno español bajo la legitimidad de la comunidad internacional con el argumento de que la resolución 1.483 de la ONU requiere la colaboración de los distintos países para la estabilización del país. El Gobierno reconoce que la situación en el interior de Irak ha cambiado, que siguen muriendo soldados estadounidenses y ahora se producen atentados terroristas, pero no considera que la solución sea un cambio de posición ni tampoco la retirada de las fuerzas de ocupación. En este sentido, Aznar va a reprochar la falta de apoyo de la oposición porque el PSOE "es el único en todo el mundo que pide el regreso de las tropas mientras todos los países reclaman mayor presencia militar", según las fuentes citadas.

El curso político que comienza esta semana dará paso al último periodo de sesiones de la legislatura cuando, en la segunda semana de septiembre, el Parlamento recobre su actividad ordinaria. Para que puedan celebrarse las elecciones generales al final del mandato, en el mes de marzo, está previsto que el presidente del Gobierno disuelva las Cámaras durante las vacaciones de Navidad. Este trimestre parlamentario será también el último para José María Aznar, que no sólo dejará la Presidencia del Gobierno sino que no se presentará a las próximas elecciones, tal y como ya ha anunciado. Pero antes, el PP tiene que resolver la sucesión con la designación de un candidato a La Moncloa. Se hará, de acuerdo con el calendario establecido por el presidente popular, durante este otoño, y algunos dirigentes ya hablan de la semana del 22 de septiembre para que los órganos competentes adopten la decisión.

Asuntos pendientes

Aznar tiene también pendiente la sustitución en su Gabinete del ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, que apura sus últimos días en el Gobierno antes de ser proclamado candidato a la Generalitat de Cataluña, en un acto previsto para el día 7 de septiembre. Es probable que el jefe del Ejecutivo proceda a la sustitución del político catalán con el nombramiento de su sucesor el viernes 5. Además, la cúpula popular prepara también una estrategia política para responder a la iniciativa soberanista que da por seguro que presentará Juan José Ibarretxe en las próximas semanas. Los dirigentes del PP aseguran que el texto legal que Ibarretxe ha anunciado que llevará al Parlamento de Vitoria persigue la secesión y exige una respuesta y rechazo contundente.