Nacional

PSOE, PP y PA, dispuestos a recuperar la legalidad en el Ayuntamiento de Marbella


EFE, Sevilla
25/ago/03 19:24 PM
Edición impresa

Dirigentes de los tres partidos con representación en Marbella (Málaga), PSOE, PP y PA, mostraron ayer su disposición para encontrar una salida consensuada que permita restablecer la legalidad en el Ayuntamiento de Marbella (Málaga), antes de reunirse hoy en Sevilla.

La reunión será a las once de la mañana en el Parlamento andaluz y los dirigentes políticos dijeron concurrir con el mejor ánimo para solucionar la situación generada en Marbella después de que los antiguos miembros del GIL ganaran la moción de censura presentada contra Julián Muñoz, sustituido por Marisol Yagüe (ex GIL).

Esta reunión se producirá un día antes de la convocatoria de la Diputación Permanente del Parlamento andaluz, que el martes estudiará la procedencia o no de convocar a la comisión parlamentaria que debe tratar sobre la disolución del Ayuntamiento de Marbella, después de que la Mesa del Parlamento admitiera a trámite una iniciativa de IU y grupo Mixto en ese sentido.

Además de conversar telefónicamente con la presidenta del PP-A, Teófila Martínez, para constatar la voluntad de ambas partes para encontrar una solución negociada, el presidente andaluz, Manuel Chaves, ha expresado como "fórmula más razonable" conceder un plazo de tiempo para que el Ayuntamiento de Marbella demuestre que vuelve a la "legalidad".

Para Chaves, hay tres condiciones irrenunciables que el equipo de Marisol Yagüe debe cumplir: elaborar un nuevo plan de ordenación urbana que sea avalado por la Junta; no conceder licencias ni firmar convenios urbanísticos que no se adecúen al plan vigente de 1986 y adaptar el plan de 1986 los convenios en situación de "ilegalidad".

Los populares por su parte defienden que la Junta elabore un informe económico, jurídico, financiero y urbanístico para establecer si en Marbella se respetan las obligaciones constitucionales y el interés general, una propuesta a la que los socialistas serán "receptivos".

El secretario de Política Local del PP, Juan Manuel Moreno, consideró ayer que la Junta de Andalucía no ha controlado suficientemente la actuación urbanística del Ayuntamiento de Marbella en la última década y cree que la disolución del consistorio debe ser "el último recurso" para solucionar el "caos" en que vive la ciudad.

Los andalucistas, que han perdido la representación en Marbella al expulsar a sus tres ediles que apoyaron la moción, han planteado desde el comienzo de este conflicto político que la disolución era una medida extrema y de difícil aplicación, aunque han insistido en que estarían dispuestos a sumarse al acuerdo de los dos grandes partidos, mientras que IU, que carece de concejales en el municipio, sólo aceptará un acuerdo que incluya la disolución.

El secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Luis Pizarro, dijo ayer que "no vamos a pactar nada que no sea imponer la legalidad en el Ayuntamiento de Marbella" y que "no va a haber un armisticio, ni un punto final sobre la gestión aberrante del Ayuntamiento, que lo ha sido no sólo urbanísticamente, sino desde el punto de vista de la legalidad".