Nacional

Fallece Mario Onaindía, figura clave del constitucionalismo en el País Vasco

Presidente del PSE de Álava y fundador de Euskadiko Ezkerra, fue el principal ideólogo contemporáneo del "socialismo vasquista" y artífice de la disolución de la rama político-militar de ETA, organización en la que militó durante el franquismo. En la etapa democrática, luchó por una Euskadi sin exclusiones.
COLPISA, Bilbao
1/sep/03 19:34 PM
Edición impresa

Un cáncer intestinal se cobró ayer la vida de Mario Onaindía Natxiondo, fundador de Euskadiko Ezkerra, actual presidente del Partido Socialista de Euskadi (PSE) en Álava y escritor vasco que dedicó gran parte de los 55 años de su existencia a luchar por un País Vasco sin terrorismo ni sectarismo, en el que el maridaje entre tolerancia, socialismo y defensa del autogobierno fuese una realidad.

Miembro de ETA durante la dictadura franquista, fue uno de los condenados a muerte en el Proceso de Burgos, en 1970, aunque la pena capital más tarde quedó conmutada por la de cadena perpetua. Considerado el ideólogo del "socialismo vasquista", supo evolucionar desde sus orígenes independentistas y, tras la restauración democrática, abandonó la lucha armada para primero fundar, junto a Juan María Bandrés, Euskadiko Ezkerra y para conducir más tarde a este partido a una fusión con el PSE. En este periplo vital y político, pasó de defender la independencia a abrazar la autonomía y el constitucionalismo. Toda la clase política vasca, sin excepciones, reconoció este domingo su valía política y su compromiso con la convivencia en un Euskadi sin exclusiones.

El entierro del político socialista tendrá lugar hoy, a las 11:00 horas, en el cementerio vitoriano de El Salvador. Por expreso deseo de la familia, el acto tendrá carácter íntimo. Por la tarde, a las 20:00 horas, amigos y compañeros de Mario Onaindía llevarán a cabo un acto cívico abierto al público y en su honor en la Plaza Nueva de Vitoria, con la intervención, entre otros, del filósofo Fernando Savater o de Teo Uriarte, responsable de la Fundación por la Libertad, quien compartió banquillo y condena a muerte con Onaindía en el Proceso de Burgos.

Natural de Bilbao, donde nació en 1948, Mario Onaindía ingresó en ETA en los años sesenta y llegó a ocupar cargos de responsabilidad en la dirección de la banda. Junto a otros miembros de la banda, como Uriarte o Antton Karrera, actual portavoz de IU en el Parlamento vasco, fue condenado a muerte. Pasó ocho años en prisión y fue desterrado a Bélgica. Regresó a Euskadi junto al resto de condenados en Burgos, con motivo de la celebración de la denominada Marcha por la Libertad, en 1977.

A partir de ese momento, inició una frenética actividad política, que arrancó con la creación de EIA (Partido para la Revolución Vasca), embrión de la futura Euskadiko Ezkerra (EE), donde fue cofundador, primer secretario general y representante en el Parlamento vasco junto a figuras como Bandrés o Kepa Aulestia. Desde EE realizó en 1981 una negociación con el entonces ministro del Interior, Juan José Rosón, que terminó con la disolución e reinserción de ETA político-militar. Diputado en el Congreso por EE y Senador por PSOE, en la última crisis interna del PSE se situó junto a las tesis del defenestrado secretario general Nicolás Redondo Terreros y fue el impulsor de la iniciativa popular Basta Ya.

Su evolución personal le llevó a considerar a la banda terrorista ETA "una organización fascista que tiene un modelo totalitario de país que trata de excluir a todos los que no piensan como ella y que usa el terrorismo y considera que sus enemigos no son ya el Estado, sino aquellas personas que legalizan este Estado de Derecho en Euskadi, las personas que defienden la Constitución".