Nacional

Alberdi dimite de la FSM por discrepar de la crisis madrileña y el modelo territorial

La diputada socialista señaló, respecto a la Asamblea de Madrid, que "no sólo no se ha asumido algún tipo de responsabilidad, sino que se va a seguir en la misma línea: culpando al otro partido político de lo que ha sido un error por parte del PSOE". Afirmó que no renunciará a su escaño en el Congreso.
EFE, Madrid
4/sep/03 19:39 PM
Edición impresa

La diputada socialista Cristina Alberdi anunció ayer su dimisión como miembro de la Ejecutiva de la FSM por discrepancias en la gestión de la crisis de la Asamblea de Madrid y la no asunción de responsabilidades políticas dentro de su partido, así como en el nuevo modelo territorial propuesto por el PSOE.

Alberdi explicó que renuncia al "cargo orgánico" para el que fue elegida en el último congreso porque no está de acuerdo con "la línea estratégica que ha marcado el partido en la FSM desde el 10 de junio", fecha en la que se produjo la defección de los ex diputados Tamayo y Sáez.

Afirmó que, en su momento, "exigí responsabilidades políticas que no se han asumido" y agregó que la FSM continúa en la misma línea estratégica y objetivos de cara al día 26 de octubre, fecha de los nuevos comicios autonómicos y, "por tanto, lo coherente desde mi punto de vista es dimitir".

La diputada socialista opinó que hay dos formas de solucionar esta situación, que son la "incorporación de personas destacadas" en las listas del PSOE a la Asamblea de Madrid o "la asunción de responsabilidades políticas que no se han asumido en absoluto".

A su juicio, "no sólo no se ha asumido algún tipo de responsabilidad sino que se va a seguir en la misma línea: culpando al otro partido político de lo que ha sido un error por parte del PSOE".

La diputada socialista se refirió además al nuevo modelo territorial propuesto por el PSOE en Santillana del Mar, del que aseguró discrepa y apuntó que "lo que debe defender su partido de cara al 25 aniversario de la Constitución y del sistema estatutario es estabilidad institucional".

Alberdi afirma que no va a renunciar a su escaño en el Congreso. "Mi intención es seguir siendo diputada, porque yo lo que he hecho hasta ahora es ejercer mi libertad de expresión, decir lo que opino, hacer una crítica, en ocasiones dura. Lo he hecho en los órganos del partido, como muy bien se ha dicho a lo largo de los últimos años". Considera que el PSOE se ha "radicalizado muchísimo" en el último año y no se siente "identificada" con él.

Simancas y Caldera

El secretario general de la FSM, Rafael Simancas, consideró que la dimisión de Alberdi representa una actitud "respetable" y "coherente". Explicó que la diputada socialista mantenía "desde hace mucho tiempo una opinión discrepante con la dirección del partido y con la mayoría de los militantes socialistas". Por su parte, el portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera, reveló ayer que la semana pasada le pidió a Alberdi que dimitiese como dirigente de la FSM y que renunciara a su escaño en el Congreso "porque no representa las posiciones del PSOE, representa posiciones del Partido Popular", por lo que le instó a incorporarse a este partido.