Nacional

La presunta célula de Al Qaeda tacha de montaje el informe del FBI

Los cuatro presuntos miembros de la organización terrorista, detenidos el pasado mes de enero en Cataluña, negaron ayer ante el juez Ruiz Polanco que fueran a manipular las sustancias químicas que les fueron intervenidas.
EFE, Madrid
1/oct/03 20:33 PM
Edición impresa

Los cuatro presuntos miembros de una supuesta célula de Al Qaeda, desarticulada en enero en Cataluña, negaron hoy que fueran a manipular las sustancias químicas que les fueron intervenidas y que, según un informe del FBI, podrían servir para fabricar "napalm casero", acusación que atribuyeron a un "montaje político".

Así lo manifestaron ayer los cuatro presuntos miembros de Al Qaeda al juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco, quien acordó tomarles declaración tras reabrir el pasado 11 de septiembre la causa en la que estaban imputados y que había sido archivada el pasado junio tras la puesta en libertad de las dieciséis personas detenidas en enero en Cataluña en la llamada "Operación Lago".

La reapertura del caso se produjo a petición del fiscal Pedro Rubira tras recibir, a través de la Unidad Central de Información Exterior de la Policía, un informe del FBI en el que se afirma que la mezcla de dos de las sustancias que les fueron intervenidas daban como resultado "un producto conocido como napalm casero".

Después de interrogar a los cuatro imputados que figuraban en los nuevos informes policiales durante unos cinco minutos a cada uno, el juez no adoptó ninguna medida cautelar contra ellos, ya que el fiscal, que es quien puede solicitar estas medidas, no asistió a la comparecencia por encontrarse de vacaciones, informaron fuentes jurídicas.

La Policía indicaba en su informe que uno de los imputados en esta causa, Djamel Boudjeya, fue quien depositó en un contenedor próximo a su domicilio, en el número 203 de la calle de Girona de Banyoles (Gerona), un bidón y una botella de plástico, cuyos componentes, según los análisis del FBI, podían servir para fabricar "napalm casero".

A este respecto, Boudjeya explicó al juez que efectivamente fue él quien dejó en el contenedor estos recipientes, que, dijo, contenían silicona y resina, y que los tenía en su casa para hacer reparaciones. En concreto, señaló que utilizó la silicona para arreglar una avería en el baño y que la resina era de su hermano, quien se dedica desde hace años a reparar piscinas, lo que corroboró con un certificado.