Nacional
LO ÚLTIMO:
Muere un senderista tras sufrir un desvanecimiento en Granadilla leer

El Gobierno deniega el indulto a "los Albertos", a quienes queda el recurso al TC


COLPISA, Madrid
11/oct/03 20:58 PM
Edición impresa

El Consejo de Ministros denegó ayer el indulto a Alberto Cortina y Alberto Alcocer, condenados el pasado mes de marzo a tres años y cuatro meses de cárcel por el Tribunal Supremo, por los delitos de estafa y falsedad en documento mercantil en la venta de la sociedad Urbanor, propietaria entonces de los terrenos de las Torres Kio de Madrid. No obstante, el posible ingreso en prisión de los dos empresarios se retrasará al menos un año, hasta que se resuelva el recurso de amparo que presentaron ante el Tribunal Constitucional y fue admitido a trámite en julio.

Con esta decisión, el Gobierno se hace eco del criterio de la Fiscalía y del propio Tribunal Supremo, quienes recomendaron negar esa medida de gracia por entender que no existían razones de justicia y equidad para concederla. El ministro Portavoz, Eduardo Zaplana, anunció la decisión con la aclaración de que, por regla general, el Gobierno sigue los criterios del tribunal sentenciador y del Ministerio Fiscal, y en este caso, ambos eran contrarios a la concesión del indulto.

A la hora de rechazar el indulto, los magistrados del Supremo consideraron que un indulto en este caso, no tendría una "utilidad pública" -fin recogido tanto en la Constitución como en la legislación vigente que regula la medida- y podría resultar discriminatoria con otras personas penadas en cuantía similar y que no fueron perdonados por el Poder Ejecutivo, a pesar de que algunos de ellos habían recibido el apoyo de los jueces. En el seno de la judicatura existe además la impresión de que la sociedad tiene una imagen de que este tipo de delitos económicos, calificados de "guante blanco", no se castiga por la Justicia con el mismo grado de rigor que otros.

De resultar negativa la decisión del TC, la Audiencia Provincial de Madrid será la encargada de ejecutar la sentencia y los dos ejecutivos no podrán evitar "la foto" de su entrada en la cárcel, casi dieciocho años después de que se cometieran los hechos.