Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Llega una patera a Fuerteventura con diez personas a bordo leer
ELECCIONES

Rajoy congela los planes del PP hasta después de las generales


COLPISA, Madrid
12/oct/03 21:01 PM
Edición impresa

Mariano Rajoy quiere preservar, a toda costa, la unidad sin fisuras en el partido que dirige y que heredó de José María Aznar. A esta obsesión ha sacrificado cualquier decisión que pueda significar cambios en la organización hasta el punto de aplazar los congresos provinciales que tocaba celebrar a finales de octubre. Además, quiere presentar la sucesión como la máxima prueba de fiabilidad y cohesión interna del PP y la promociona en un vídeo que se exhibe en reuniones con los agentes electorales.

A propuesta del secretario general, el comité ejecutivo del PP acordó el aplazamiento de los congresos provinciales hasta el próximo otoño cuando ya hayan tenido lugar las elecciones generales. La dirección del partido consideró oportuno paralizar cualquier proceso interno que pudiera poner en peligro la disciplina de la que ha hecho gala en los últimos tiempos la organización.

Los dirigentes populares creen que podrán celebrarse los congresos provinciales en otoño del año próximo. Calculan que si Rajoy gana en marzo esperará a la celebración de los comicios al Parlamento Europeo y el referéndum de junio para adelantar el congreso nacional del partido (previsto para enero de 2005) a septiembre. Será entonces cuando el nuevo líder tendrá manos libres para renovar la organización y adaptarla a la nueva etapa.

Pero, de momento, fuentes del PP aseguran que el primer objetivo del líder popular es mantener la paz interna mediante la continuidad de todos los dirigentes en sus cargos. Desde el primer momento -en el comité ejecutivo del 1 de septiembre donde pidió la confianza para ser elegido candidato a la Presidencia del Gobierno- garantizó a los diputados y senadores actuales un lugar en las listas de 2004 al anunciar que no tocará las candidaturas.

ELECCIONES