Nacional
LO ÚLTIMO:
Una mujer mata a su marido a puñaladas y alega que fue para defenderse leer

El Constitucional estudia la posible impugnación del plan Ibaretxe

En el caso de que fuera admitida a trámite, la propuesta podría quedar suspendida durante al menos cinco meses, que se podrían prorrogar mientras se resuelve la cuestión de fondo que ha originado este debate.
EFE, Vitoria
3/dic/03 23:28 PM
Edición impresa

EFE, Vitoria

El Pleno del Tribunal Constitucional comenzó en la mañana de ayer a deliberar la impugnación del Gobierno a la Propuesta de Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi, conocida como plan Ibarretxe.

En el caso de que el TC admita a trámite la impugnación, el plan Ibarretxe quedará suspendido automáticamente cinco meses, aunque el Tribunal podrá prorrogar esta decisión mientras que resuelve la cuestión de fondo.

Desde del Gobierno Vasco, su portavoz, Josu Jon Imaz, advirtió de que sería un "escándalo" que el Tribunal Constitucional "contradijera toda su jurisprudencia" y admitiera el recurso del Gobierno, ya que, si lo hiciera, "pasaría a la historia como un tribunal que recorta las libertades y también la capacidad de las instituciones para debatir".

Asimismo, criticó la "pasividad" del presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, ante las "continuas filtraciones" de las deliberaciones internas, dirigidas, a su juicio, a "presionar a los magistrados para que den un dictamen favorable a las tesis de Aznar".

En el mismo sentido, el parlamentario vasco del PNV, Emilio Olabarria, señaló que el recurso del Gobierno será "presumiblemente admitido a trámite", aunque sea "jurídicamente una aberración".

Este partido también hizo pública ayer una declaración de rechazo a la intención del Gobierno de tipificar como delito la convocatoria de referendos ilegales, por ser una reforma "fascista", con el objetivo de "eliminar la disidencia política" y "criminalizar ideologías legítimas".

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, también se refirió a la propuesta de reforma del Estatuto del Gobierno Vasco y, en concreto, pidió a los empresarios vascos que definan su posición hacia ésta. Advirtió a los empresarios que apoyen la propuesta de Ibarretxe que "van a tener problemas" porque, "en el resto de España, posiblemente, tengan dificultades para vender".

Estas palabras de Villar suscitaron las críticas del Gobierno de Vitoria, cuyo portavoz, Josu Jon Imaz, le acusó de "amenazar" a los empresarios del País Vasco, así como las del secretario general del PSE-EE, Patxi López, y de la Confederación Empresarial Vasca-Confebask.

Confebask mostró su "malestar", calificó de "impropias de un representante institucional" las declaraciones de Villar y destacó que "no cabe utilizar las instituciones para amenazar a ningún colectivo".

Por su parte, el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, criticó la entrevista que el candidato de CiU a la Generalitat, Artur Mas, mantuvo con Ibarretxe, y pidió al político catalán que "no se radicalice por el influjo de ERC". A juicio del presidente del PP vasco, Mas "debe ser consciente de que, si sigue la estela de ERC, estará contribuyendo a la voladura los marcos de convivencia en España".