Nacional
CATALUÑA

Pujol pide a ERC que presione a los socialistas


EFE, Barcelona
3/dic/03 23:28 PM
Edición impresa

EFE, Barcelona

El presidente de CiU, Jordi Pujol, pidió ayer a ERC que "presione" al PSC para que acepte entrar en un gobierno de "concentración" que, en cualquier caso, no deje fuera a CiU porque "no veo cómo podría justificarse" electoralmente, aunque continúa viendo un pacto entre la federación nacionalista y Esquerra como "la mejor opción para Cataluña".

Pujol efectuó esta petición a través de un comunicado de la federación en un día en que las comisiones negociadoras de CiU y ERC mantuvieron su tercera reunión para tratar de lograr un acuerdo a la Generalitat y en la que, según han declarado sus representantes, ha habido avances en algunas cuestiones programáticas, pero con diferencias en algunas áreas, como educación, medio ambiente o el tipo de consulta popular para refrendar un nuevo Estatuto.

Puertas abiertas

Jordi Pujol ha "resucitado" la idea de formar un gobierno de "concentración" con ERC y el Partido Socialista de Cataluña, al señalar que "la opción del tripartito la seguimos defendiendo, y planteamos a ERC la posibilidad de que, si el PSC continúa negándose a formar parte de este acuerdo a tres, de momento, lo hagamos dos -CiU i ERC-, pero dejando abierta la puerta para que entre en cualquier momento quien lo desee con una presencia proporcional a su fuerza parlamentaria".

Según Pujol, el resultado de las elecciones del 16-N supuso "una clara reafirmación nacionalista, porque el partido que más votos ganó -ERC- los recibió de gente que reclama una política más catalanista", y esta política "quien mejor la puede llevar a cabo es una coalición de CiU y ERC", ha remarcado.

Para el líder nacionalista, un pacto a dos entre CiU y ERC haría más fácil la actual gobierno de "concentración" era una propuesta inicial de ERC, que CiU aceptó sólo ante la insistencia de los republicanos.

El miembro de la comisión de ERC, Ernest Benach ha asegurado que "no hemos lanzado la toalla para conseguir un gobierno de concentración", si bien ha admitido que "será muy difícil", en alusión al rechazo de los socialistas catalanes a esta fórmula.

CATALUÑA