Nacional

Atutxa, ante la justicia por un presunto delito de desobediencia

Arropado por cientos de simpatizantes, el presidente del Parlamento de Vitoria compareció ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco para dar cuenta de su negativa a disolver el grupo de los abertzales radicales en la Cámara.
EFE, Bilbao/Madrid
4/dic/03 23:32 PM
Edición impresa

EFE, Bilbao/Madrid

El presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, declaró ayer durante cuatro horas en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) por la querella interpuesta ante su decisión de no disolver el grupo Sozialista Abertzaleak, tal y como ordenó el Tribunal Supremo.

Atutxa, Gorka Knorr y Kontxi Bilbao llegaron a las 10 de la mañana al TSJPV, donde las esperaban dirigentes y cargos públicos de PNV, EA e IU-EB, así como varios cientos de militantes del PNV.

El presidente del Parlamento vasco declaró durante cuatro horas, hasta las 14 horas ante la jueza instructora, Nekane Bolado, la fiscal jefe del TSJ, María Ángeles Montes, y el abogado de la asociación Manos Blancas, que presentó también la querella que dio origen a esta toma preliminar de declaración a los tres miembros de la Mesa del Parlamento.

Atutxa, quien a su llegada manifestó que "no hay razones para no estar tranquilo", hizo su declaración en la variante vizcaína del euskera, la más complicada, por lo que al interrogatorio tuvo que asistir un traductor del alto tribunal vasco.

Tras la toma de declaración a Atutxa, comenzó el turno del vicepresidente de la Mesa, Gorka Knorr, a cuyo término declaró la secretaria de la Mesa, Kontxi Bilbao.

Entre los dirigentes nacionalistas congregados ante la sede judicial se encontraba el propio presidente del PNV, Xabier Arzalluz.

Arzalluz afirmó que una condena a Atutxa, sería una "gloria" por ser un "acto de opresión incalculable".

"Si el Parlamento vasco sufre esa agresión será una gloria más en nuestra historia que nos ayudará a seguir adelante luchando por la libertad y contra la opresión", declaró.

Si bien desde las filas del PP se valoró positivamente la comparecencia de Atutxa, en el PSOE esta circunstancia fue contemplada con recelo.

Recelos en el PSOE

Para el presidente del grupo del PP en el Parlamento Vasco, Jaime Mayor Oreja, la comparecencia constituye "una expresión de la normalidad del cumplimiento de la ley", ya que "no se puede desobedecer al Tribunal Supremo seas presidente del Parlamento, miembro de la Mesa o un ciudadano normal y corriente".

Por su parte, el responsable de la estrategia electoral del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, consideró un "espectáculo poco edificante" que Juan María Atutxa haya tenido que acudir a declarar ante un tribunal.

Aseguró que "nos gustaría que esto no se hubiera producido", si bien recordó que "todos los españoles somos iguales ante la ley y a los responsables políticos nos toca también acatar las sentencias y cumplirlas".