Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
Una mujer mata a su marido a puñaladas y alega que fue para defenderse leer
RAMÓN MIRANDA ADÁN *

La opinión de la Isla Baja también cuenta


22/ene/02 18:22 PM
Edición impresa

TODAVÍA SORPRENDE, e incluso molesta, que representantes municipales de zonas deprimidas de nuestra Isla puedan atreverse a expresar una opinión acerca de los verdaderos problemas que afectan y atenazan el presente y los anhelos de un futuro mejor para los hombres y mujeres que tienen su lugar de residencia más allá, mucho más allá del área metropolitana.

Algunos políticos, que tras las elecciones de 1999 volvieron a saborear el amargo sabor de la frustración política, se sienten obligados a seguir en primera línea informativa, y para ello hablan o mejor disertan, sobre asuntos de los que no saben nada. Pero esos políticos, en el convencimiento de que desde los pueblos alejados de La Laguna o Santa Cruz, nada interesante se puede aportar al debate surgido, por ejemplo, en relación con la prolongación de la Autopista del Norte y el cierre del anillo insular, increpan y menosprecian a quienes, como yo, opinamos libremente, ofreciendo, por encima de todo, el sentir de muchos ciudadanos que reclaman, con justicia, que las mejoras y el mejor nivel de vida no esté permanentemente localizado en las áreas de mayor influencia, en la que también incluyo al Puerto de la Cruz y al Sur.

Desde Garachico, y desde esta Alcaldía, en particular, hemos dado a conocer, cuando lo hemos creído necesario, las opiniones que a nuestro criterio eran las más convenientes. Y cuando lo he hecho (no vaya a pensarse que los alcaldes de la Isla Baja sólo hemos abierto la boca para estos asuntos anteriormente citados), jamás he medido mis palabras con el fin de que las mismas no provocaran ningún tipo de malestar o controversia en el seno de la formación política a la que pertenezco. Nada más lejos de la realidad. Si llegado el momento he tenido la obligación ante mis ciudadanos de exigir que de una vez por todas se agilizaran las diligencias para convertir en realidad el puerto deportivo y pesquero de nuestro municipio, lo he hecho sin contemplaciones. Si llegado el momento he tenido que hacer pública mi queja ante organismos oficiales del Gobierno de Canarias, por el retraso injustificado de puesta en funcionamiento de servicios cruciales para mi pueblo, como es el Centro de Atención Primaria, o como es la reiterada petición y además de una manera urgente ante el Gobierno de Canarias de la consecución de planes de viviendas para esta zona, lo he hecho sin dilación. E incluso en repetidas ocasiones. Sin embargo, para algunos dirigentes socialistas, alejados afortunadamente de la Isla Baja, tales posturas les son incomprensibles, porque ellos no están acostumbrados a que se oiga y se tome en consideración las opiniones de las personas que viven en Los Silos, El Tanque, Buenavista del Norte, La Guancha, San Juan de la Rambla o Garachico.

Mi intención es hacer ver a los representantes políticos de zonas con un mayor número de habitantes, con mayor riqueza y mayor poderío mediático, que el Norte no es una ficción, que el Norte es algo más que un punto que muchos han situado en el Valle de La Orotava, y que el desarrollo, la solidaridad, los planes de trabajo, las mejoras de las telecomunicaciones, el respeto al medioambiente y garantizar un futuro más equitativo y plural, es un derecho que tienen asumido todos los hombres y mujeres de esta parte de Tenerife.

Lo que no voy a permitir es que no se sepa que políticos de allá sólo buscan la rentabilidad mediática cuando aparentemente se preocupan de nuestros problemas. Eso no es decir tonterías, es afirmar que, aunque con serios y graves problemas en nuestras sociedades, tenemos la cabeza en su sitio y las ideas muy claras, y que nadie, por muy metropolitano que sea (como el peor godo que nos ofende y ofende al buen peninsular), venga a decirnos lo que tenemos que hacer y lo que más nos conviene.

Tonterías, las justas, y si hay que decirlas, que esos políticos las digan en sus "privilegiados" lugares de trabajo. En esta parte de la Isla lo que necesitamos es seriedad y prontitud en la solución de nuestros problemas.

* Alcalde del Ayuntamiento

de Garachico

RAMÓN MIRANDA ADÁN *