Tenerife Norte

Tenso debate entre AISU y PSOE por las obras de una calle de Santa Úrsula

Durante el pleno municipal del pasado viernes, hubo momentos que rozaron el surrealismo, con la presencia de una treintena de vecinos afectados por los trabajos de desmonte.

EL DÍA, Santa Úrsula
27/ene/02 18:22 PM
Edición impresa
EL DÍA, Santa Úrsula

Un cúmulo de circunstancias convirtió el pleno del pasado viernes del Ayuntamiento de Santa Úrsula en una sesión atípica. Desde el principio se notó que el ambiente y las intervenciones eran distintas incluso para los ediles, sobre todo por el lleno de la sala. Había una TV local, una quincena de estudiantes de Secundaria que tenían que hacer un trabajo de clase y otros tantos afectados por las obras junto a la calle Chapatal, asunto que se abordó en el turno de preguntas y que desató un tenso debate entre el alcalde, F. Luis (AISU), y el concejal del PSOE José A. Zerpa.

Este último criticó los "cambios" al comprobar que se le impedía exponer sus propuestas previas bajo el argumento de que ya venían aprobadas o rechazadas por las comisiones, situación que achacó a la presencia televisiva y vecinal y que le sirvió para reprocharle el pasado franquista a Luis, quien gobierna desde 1965.

Sin embargo, y después de que la secretaria tuviera que leer más alto y despacio porque Zerpa no le entendía, el momento más polémico fue la decisión del alcalde de responder a las preguntas en el próximo pleno, si bien al final hizo una excepción con el problema de la citada vía. Fue entonces cuando Zerpa le responsabilizó de lo que pudiera ocurrir por las grietas y socavones, criticándole su supuesto "desinterés" por el asunto y preguntando por qué la promotora carece de licencia, pese a los reclamos del PSOE "desde hace seis meses".

El alcalde insistió en que sí se han tomado las medidas de seguridad oportunas, se mostró dispuesto a recibir a una comisión vecinal, aunque no recordaba una reciente reunión en la escalera del Ayuntamiento, y preguntó al PSOE cómo parar las obras.

Abandonos de la sala

Zerpa respondió que a otros vecinos sí se les han paralizado trabajos con permiso. El alcalde lo desmintió, pero le interrumpió un asistente que, muy molesto, ratificó las palabras de Zerpa exponiendo su caso y abandonando la sala, siguiéndole poco después una señora que temía "que le diera algo", según comentó.

El pleno rebajó luego la tensión pero, casi al final y después de un despiste de la secretaria, abordó una "simbólica" moción del PSOE que pedía la dimisión del alcalde "por la necesidad de dar paso a la juventud". Luis subrayó que eso lo decidirán los vecinos en las urnas y, tras levantar la sesión, charló con los afectados por las obras.