Tenerife Norte

Un estudio de la ULL fija las bases del desarrollo de San Juan de la Rambla y La Guancha

El trabajo, realizado por la Facultad de Geografía, insiste en la necesidad de que los agentes sociales y económicos de ambos municipios se coordinen e involucren.

EL DÍA, San Juan de la Rambla
9/mar/02 18:23 PM
Edición impresa
EL DÍA, San Juan de la Rambla

El Ayuntamiento de San Juan de la Rambla acogió ayer la presentación de las conclusiones del estudio realizado por la Facultad de Geografía de la Universidad de La Laguna sobre los recursos endógenos y el desarrollo futuro del municipio y de La Guancha, cuya principal conclusión es que se requiere un trabajo conjunto a escala local marcado por la coordinación y la involucración de todos los agentes sociales y económicos para llevar a cabo las diversas iniciativas planteadas.

El documento pretende servir, por lo menos inicialmente, como propiciador de un debate sobre el modelo de desarrollo para ambas localidades, atendiendo a sus características geográficas, económicas, sociales y culturales.

Se ha realizado un mapa de recursos y se han sugerido varios proyectos para aprovechar ese potencial. Unas ideas que, a juicio de los técnicos, deben profundizar en la diversificación productiva, con especial atención al sector turístico; promocionar exteriormente la zona, promover la conservación de la identidad y consolidar la acción mancomunada, favoreciendo la implicación vecinal.

Para ello, se insiste en la conveniencia de impulsar la recuperación del patrimonio, reactivar el tejido empresarial y ofertar actividades culturales y de ocio.

Senderos y casonas antiguas

Entre los proyectos concretos, destaca la recuperación mediante una escuela taller de casonas antiguas, el reacondicionamiento de senderos y un programa de restauración de la imagen histórica del núcleo de Santa Catalina.

El estudio, promovido por las agencias de desarrollo de ambas localidades, se ha elaborado durante los últimos seis meses y se ha denominado Chaurero, topónimo de la zona que alude a un barranco.

Podrá servir de apoyo para los planes de urbanismo y plantea la posibilidad de asesorar sobre cuestiones arquitectónicas, realizar una guía de actividades empresariales, un certamen de gastronomía y unas jornadas de juventud. También propone aprovechar la zona de Lomo de Los Quevedos como foco de atracción turística, organizar muestras de artes escénicas en la calle y recorridos interactivos.