Tenerife Norte

El dueño del taller de chapa de Santa Úrsula niega las acusaciones y dice que aún no trabaja

Se queja de una presunta "persecución vecinal". Subraya que, "por cumplir la normativa", sigue a la espera del permiso insular y municipal e insiste en que la zona permite el uso residencial e industrial. Además, considera muy grave que se le relacione con la muerte de una residente.

EL DÍA, Santa Úrsula
14/abr/02 18:23 PM
Edición impresa
EL DÍA, Santa Úrsula

El propietario del taller de chapa y pintura de la calle Mencey, de Santa Úrsula, niega que su empresa esté perjudicando la salud de los vecinos de la zona, tal y como denuncian algunos de los residentes y expuso el PSOE local en el último pleno. El dueño, Isidro Perdomo, indicó a EL DÍA que, tras dos años, sigue a la espera del permiso municipal e insular y que hasta ahora no ha comenzado su actividad "para cumplir la ley".

Perdomo recalca que las normas subsidiarias fijan como compatible el uso residencial e industrial de la zona. Asegura sentirse "perseguido" por algunos vecinos, que lo han denunciado en diversos estamentos, y subraya que él es el primero en preocuparse por que los materiales que use no sean nocivos, entre otras cosas porque el taller se sitúa debajo de su vivienda.

Explica que la instalación dispone de tubos de salida de aire y que se ha concebido de manera que sólo se pueda trabajar en su interior y a puerta cerrada. Señala que se le ha apercibido de una posible multa de 30 mil euros en caso de que trabaje sin la licencia, al tiempo que critica que "se haga la vista gorda" con otras empresas de la zona supuestamente ilegales "y que sí causan daño medioambiental".

A su juicio, "es muy grave" que se le relacione en parte con el fallecimiento el pasado diciembre de una vecina.