Tenerife Norte
FELIPE-JUAN GONZÁLEZ GARCÍA

Más sobre la prolongación de la TF-5


5/jun/02 18:25 PM
Edición impresa

MUCHO SE HA HABLADO y escrito acerca de la necesidad de ejecutar dicha obra; no obstante, pensamos que lo fundamental sería enfocar el tema analizando las dos corrientes de opinión de sectores de personas que puedan resultar, o no, afectadas como usuarias obligadas o habituales de esta vía. Es perfectamente comprensible que no es razonablemente igual el punto de vista de un señor que, ocasionalmente, visita la zona Noroeste de la Isla y su objetivo es contemplar la magia del Drago Milenario, las vistas panorámicas de El Tanque, las bellezas incomparables de toda la Isla Baja; sin olvidar, claro está, el espectáculo que deja en la retina la Rambla de Castro o el mismo barranco de Ruiz, que el conjunto de personas que precisan, necesaria y habitualmente utilizar esta importante vía de comunicación por razones impuestas de carácter laboral o de cualquier otra índole.

Me gustaría saber si las plataformas o grupos - muy respetables - que se inclinan por el noble empeño de cuidar los aspectos medioambientales, al hacer sus encuestas tengan presente realizarlas con la gente que resida en los siete municipios más afectados directamente, los que, indudablemente, constituyen la inmensa mayoría de usuarios. Debieran, por tanto, citar el lugar donde viven y, sobre todo, si tienen vehículo. Éstos son los que, realmente, tienen más derecho a ser oídos. Hay una notable diferencia que lleva un matiz de carga psicológica importante entre el automovilista que, con fines turísticos o de ocio, deja atrás el valle de La Orotava y empieza a saborear los paisajes que observa a partir de Los Realejos, que los residentes habituales en el indicado sector de la Isla. Éstos - circunstancia que le ocurre al que suscribe - , al dejar el desahogo, la comodidad de conducir por la TF-5 y adentrarse por la vieja C-820 y, sobre todo, como es normal y corriente, te tropiezas con un vehículo pesado, no puedes menos que llenarte de resignación, incluso soportar dosis de nerviosismo si viajas pendiente de las manecillas del reloj. Y, al contrario, si vienes en dirección Oeste-Este, al empezar la TF-5 y dejar la posible "cola", sientes la lógica sensación de alivio...

Los que ponían el grito en el cielo cuando se ejecutó el trazado del Valle de La Orotava, pienso que hoy, como refuerzo a sus teorías, continuarán viajando por la todavía existente C-820 Las Arenas La Vera - Realejos.

Yo no lo sé, pero me asalta la duda en relación con algunos de estos ecologistas que llevan a efecto esas campañas actuales, sin estudiar las necesidades de cada caso, hasta serían capaces de criticar al inolvidable César Manrique en la hipotética circunstancia de que el Lago Martiánez se fuera a ejecutar ahora. Dirían que sería una temeridad, o algo así, el estropear el arrecife correspondiente. Moraleja: destrozar no, pero es bueno compatibilizar el medio natural con las necesidades - a veces ineludibles - de crear el imprescindible servicio. Es posible que haya alguien que mantenga la utopía de haber vivido cuando había quince mil guanches en la Isla, pero ese sueño ya pasó.

FELIPE-JUAN GONZÁLEZ GARCÍA