Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Miguel Concepción: Esperaba más del equipo en el derbi leer
VALLE DE TAORO EVARISTO FUENTES

Los Beatles en Los Realejos


17/jul/02 18:26 PM
Edición impresa

EN ESTE "VALLE DE LÁGRIMAS" la cultura se está moviendo en salas tan cutres como la del teatro-cine Realejos. La luminosidad del techo "trabaja" solamente al 50%, pues de los dos bombillos que hay se enciende solamente uno; en cuanto a las butacas, el otro día casi me quedo con el mango de una en la mano (está "identificada": pasillo central, la primera de la izquierda, en la última fila). No obstante, se registra un ambiente solidario, y mucha imaginación a la vista de unos tan escasos presupuestos (¡ay, esos pequeños dibujos a modo de comics y esos programillas de mano!). Pero es bueno cualquier acto cultural, para evitar la tele nuestra de cada día, que de tanta violencia que despacha, si te descuidas te asesina hasta el sentimiento. La actual Corporación Municipal, tan amiga de repartir galardones, como si el municipio fuera un colegio, supongo habrá dado una gran medalla a estos jóvenes realejeros.

El día del maratón de cine (sábado, 15 de junio) me personé para ver la película "¡Qué noche la de aquel día!", protagonizada por Los Beatles. Aunque no soy partidario de hacer un descanso a mitad de la película, eso no fue obstáculo para gozar con las canciones de esta vetusta cinta que luego fue mejorada con nuevas tecnologías. Los jóvenes de hoy no se ríen mucho con los golpes de Los Beatles. Habría que ponerlos en el contexto de la década de los años sesenta del pasado siglo, en la que en Europa Occidental entera se vivía el precalentamiento del famoso "cuasi" revolucionario Mayo del 68. Una revolución que hoy se nos antoja fracasada.

Aquí, en Tenerife, supimos de la existencia de Los Beatles a través de sus discos y por estudiantes que a veces iban contratados a Inglaterra como obreros temporeros de verano. Los Beatles estuvieron en España a mediados de los años sesenta, dieron dos únicos conciertos relámpagos en grandes recintos de Madrid y Barcelona, y se fueron con su música a otra parte. Se disolvieron en 1970. Pero diez años más tarde, un día de 1980, estábamos trabajando en una oficina técnica, cuando vemos que el más bohemio y ácrata de nuestros compañeros de oficina entra por la puerta todo compungido, dolorido y roto, con el rostro descompuesto y desencajado, el ceño fruncido. El motivo no era otro que el suceso trágico de aquel día: el vil asesinato, a manos de un loco (un loco jilipuertas, evidentemente), de John Lennon, uno de los cuatro ex Beatles, en la puerta de su casa en Nueva York.

A la referida película le falta una pieza musical, quizá inigualable en el ámbito de la canción melódica, que compuso Paul Mac Cartney, otro de Los Beatles, y que no es otra que la célebre "Yesterday". Ayer, yesterday, en un ayer ya bastante pasado por agua, pues mucho ha llovido desde entonces, a gran parte de la juventud española se nos escamoteó el poder gozar con la presencia física de este conjunto musical inaudito. Hoy, la otra noche en Los Realejos, tuve la suerte de ver una de sus películas. Gracias, cinéfilos realejeros.

VALLE DE TAORO EVARISTO FUENTES