Tenerife Norte

El Cabildo ejecutará en La Orotava "la mayor operación cultural del Norte"

La consejera insular de Patrimonio Histórico afirmó ayer que las actuaciones que se desarrollarán en los próximos años en el entorno del antiguo convento de San Agustín serán las más importantes de las realizadas en esta parte de la Isla. Costarán alrededor de 9,6 millones de euros.

EL DÍA, La Orotava
9/ago/02 18:27 PM
Edición impresa

La consejera de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife, Dulce Xerach Pérez, aseguró ayer durante su visita a la iglesia y el antiguo convento de San Agustín, en La Orotava, que la Corporación Insular ejecutará en esta zona del casco villero "la mayor operación cultural de las desarrolladas hasta el momento en el Norte de la Isla". Esta "actuación global y estratégica" incluirá la reforma de la sala Teobaldo Power y de la iglesia y el antiguo convento citados, así como la creación de una nueva escuela de música, teatro y pintura en el centro comercial colindante.

Pérez subrayó que se trabaja en la firma de un convenio con el Ayuntamiento orotavense y las autoridades eclesiásticas para desarrollar esta ambiciosa intervención "en la que se invertirá muchísimo dinero". Según cálculos iniciales de la consejera, "la actuación cultural de mayor envergadura que se ha desarrollado en el Norte" requerirá una inversión de unos 9,6 millones de euros.

El proyecto de reforma conjunta de la iglesia y el antiguo convento terminará de redactarse en noviembre y las obras comenzarán a principios de 2003, según la consejera nacionalista. Costarán al menos 900 mil euros.

Primero se actuará en la cubierta, el piso, el artesonado y la carpintería del templo, con especial atención a la ermita de San Roque. El proyecto, elaborado por dos arquitectos orotavenses, también incluye la recuperación de las terrazas que la iglesia tenía antiguamente hacia la calle Calvario y la plaza de La Constitución. En los bajos de la ubicada bajo la fachada lateral se baraja la posibilidad de ubicar una sala de exposiciones.

Posteriormente se actuará en el convento, que según reconocen los técnicos, no conserva prácticamente nada de su estructura original. Aún así se intentará recuperar parte del carácter inicial del claustro, que servirá como conexión con el nuevo centro comercial y como espacio público de esparcimiento.