Tenerife Norte
ANTONIO-PEDRO TEJERA REYES

La Orotava, modelo de planificación turístico-cultural


5/nov/02 18:30 PM
Edición impresa

PARA AQUELLOS que puedan pensar que estas líneas tienen algo que ver con mezquinos propósitos, o cobros de prebendas, vaya por delante que nunca hemos practicado en esos campos de "trabajo", y que, sin embargo, sí que podemos decir que no hemos escatimado nuestra opinión para ensalzar aquellos valores, de estas y otras tierras, que nos han parecido merecían la pena hacerlo. Muy al contrario, por desgracia, estamos ya cansados de que, día a día, tengamos que servir de silenciosos cómplices de las más nefastas acciones, las más disparatadas obras y las más ridículas declaraciones, que sin apenas sonrojarse, vemos, una y otra vez, en todos nuestros medios informativos hechas por quienes tienen el poder en la mano, sin ningún bagaje profesional que les avale para ellas.

Expuesto lo anterior, tenemos que considerar que fue todo un éxito la exposición que hiciéramos en el XII congreso de las instituciones más prestigiosas de las enseñanzas turísticas en América, hace escasas fechas en La Habana, sobre lo que la Organización Mundial del Turismo y los estudiosos de la temática moderna del movimiento turístico han dado en llamar "turismo cultural". No somos tan ilusos como para pensar que el éxito se debía a nuestra dicción o a nuestra presencia. La expectación y el interés que allí se demostró por la importante exposición que hicimos estaba sustentada, simple y llanamente, en el modelo que escogimos: La Orotava.

¿Es que no hay otros modelos en el mundo? ¿No habrá otros lugares similares, con más atractivos incluso? Seguramente que sí, que los habrá, pero allí, en aquel lugar, en esa oportunidad, el que estaba era la Villa de La Orotava, en la Isla de Tenerife, Canarias. Y no es que estuviese allí, es que más de uno de los asistentes se llevó una copia en CD de lo que expusimos. De un "modelo de desarrollo turístico del patrimonio cultural" existente en la Isla de Tenerife, por donde pasan de la mañana a la noche más de tres millones de turistas al año.

La Villa de La Orotava es ya un modelo para el mundo de los estudiosos de cómo se puede desarrollar el turismo cultural. De cómo se puede aprovechar el patrimonio histórico para asentar una llamada a ese nuevo tipo de turismo que ya es una cifra significativa para el mundo.

Estamos desde hace tiempo investigando dentro de esos campos de trabajo. Tenemos muchos modelos y hemos visitado infinidad de lugares con muchas características especiales. La geografía, el medio físico, el humano, la historia, el arte, la situación medioambiental, todo ese conglomerado de elementos se conjugan en La Orotava para ofrecernos un escenario ideal para asentar nuestra propuesta. Para fundamentar nuestros asesoramientos, nuestras conclusiones del porqué de todo este desarrollo. De su importancia social y económica para la región, todo dentro del más exquisito marco cultural... La Orotava es de verdad un modelo. No hace falta discutirlo, simplemente exponerlo y esperar, como hicimos nosotros, la no sorprendente reacción de quienes querían saber cómo se ha conseguido toda esta realidad de Canarias y del mundo. La respuesta, desde nuestro particular punto de vista, la dimos en La Habana, la podemos dar aquí y en cualquier lugar porque en realidad es que no debe ser ningún secreto el que el trabajo bien hecho tiene sus recompensas, aunque siempre haya que luchar constantemente con la incomprensión, la insensatez y la ignorancia de muchos que sólo buscan su lucimiento personal, sin importarles para nada la sociedad, la humanidad y sus semejantes. Los hombres que han hecho, y siguen haciendo, la Villa de La Orotava, saben lo que hacen... Sus parques, sus fuentes, sus jardines, balcones, y hasta las fachadas de sus casas, lo están pregonando al mundo. Dejémoslos hacer.

ANTONIO-PEDRO TEJERA REYES