Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un discutido penalti acaba igualando un discreto derbi canario leer
VALLE DE TAORO EVARISTO FUENTES

Manifestaciones y contextos


29/nov/02 18:31 PM
Edición impresa

SE ENFRENTARON, el sábado 23-N, el Barça y el Real Madrid. El madridista Figo quiso tirar un córner junto a la amplia grada del Nou Camp. "Pa qué fue aquello. La afición le brindó una serie "cuasi" ininterrumpida de objetos de todos los tipos, sabores, colores y material. El juego quedó, cual aberrante "coitus interruptus", suspendido. El presi catalán, todo nervio, saltó raudo y veloz y bajó de su palco para colaborar en la tarea de restablecer la calma. 17 minutos después el juego se reanudó y la sangre no llegó al río, en este caso supongo que al río Llobregat. Menos mal.

En el contexto del precalentamiento de este partido - de fútbol - , le dicen - por la mañana, el ambiente insular, en Tenerife, había estado candente. Las torretas y cables de electricidad a colocar por los montes de Vilaflor fueron repelidos por el pueblo llano, con base en la avenida de Anaga, capital tinerfeña. Algunos políticos quisieron sumarse a los manifestantes, pero fueron también repelidos por los más radicales. El alcalde de Vilaflor no se define como político y se comportó como un David contra un Goliat de varias cabezas. Vilaflor tiene mucha H2O (agua), la tercera parte de su población activa está empleada en la industria del embotellamiento. Es un municipio que no tiene mar, pero su alcalde sabe nadar contracorriente y a todo riesgo...

¿La suerte está echada? Habrá que seguir luchando. Al pueblo canario - eso dicen - se le inflan las narices cada treinta años, más o menos. La última fue por el 22 de septiembre de 1976. La policía disparó por error - al confundirlo con un delincuente apodado "El Rubio" - contra un joven de nombre Bartolomé, en Somosierra, barrio de la capital. Bartolomé resultó herido y falleció dos días después. "Pa qué fue aquello". Durante el entierro, el obeso alcalde capitalino de entonces tuvo que correr a refugiarse de las piedras lanzadas por el pueblo encolerizado.

Notas contextuales: este hecho de septiembre de 1976 coincidió con el fin del verano más caliente que yo recuerde (41º en La Orotava, las plantas mustias, los demás series vivos, sedientos). Franco había muerto, pero la democracia estaba todavía sin votos populares que la refrendaran. Marcelino Camacho (sindicalista del partido comunista) dio una charla "privada" en el C.M. San Fernando de La Laguna; él y su famoso jersey de punto estaban "prohibidos" y entraban hoy en chirona para salir mañana, y así sucesivamente. Mao, el chino que quería imponer su revolución por cataplines, murió. Y con él, la penúltima oportunidad de una cultura política mundial distinta (la última fue en 1989, cuando la caída del Muro de Berlín).

En septiembre de 1976, el coro "Easo" de San Sebastián (País Vasco) actuó en el Liceo "monteverdista" (día 16) y en el Parque de San Francisco (día 18). Fue éste el mismo día en que recibió cristiana sepultura Don Leandro Medina (52 años de edad), párroco de la Concepción de La Orotava y arcipreste del distrito. Poco después (día 30), hubo un incendio (otro más) en un edificio del "Canal de Suez", parte escalonada de la portuense calle Quintana.

Así se escribe la historia. Esperemos de los políticos que sean de verdad representativos del pueblo, y que tengan cordura y ayuden a arreglar determinados entuertos.

VALLE DE TAORO EVARISTO FUENTES