Tenerife Norte
FELIPE JUAN GONZÁLEZ GARCÍA

San Juan de la Rambla y sus hijos ilustres


2/abr/03 18:37 PM
Edición impresa

EL PASADO 28 de marzo, en dependencias del Ayuntamiento de la Villa de La Orotava, se llevó a efecto el acto de entrega de la concesión del premio de villero de honor al Rvdo. P. D. Jesús Luis Pérez, nacido en San Juan de la Rambla, en base a los indiscutibles méritos religiosos, sociales, culturales y de convivencia vecinal que constan en su haber y que fueron reconocidos, recientemente, en el brillante homenaje realizado con motivo de la celebración de sus bodas de oro sacerdotales, que tuvo lugar en el pintoresco barrio de La Florida, al que se sumaron instituciones y vecinos de otros núcleos de las inmediaciones. Y es que el P. Jesús dejó profunda huella de su actuación en la docena de años que permaneció con aquellos feligreses, de los que sigue guardando grata nostalgia. Asistió el alcalde de San Juan de la Rambla, Manuel Reyes Reyes.

El alcalde, Isaac Valencia Domínguez, tras la incoación del oportuno expediente, ha querido añadir algo así como la guinda que adorna el pastel - permítaseme la expresión con el mayor respeto - y distinguir al P. Jesús con el honroso título de Villero de Honor, cuya condecoración concede el Ayuntamiento a personalidades de reconocido prestigio.

El acto comenzó con la lectura del acuerdo por el secretario de la Corporación y, seguidamente, el alcalde hizo una amplia descripción de los méritos del sacerdote galardonado, recordando la encomiable labor evangélica, cultural y social entre los vecinos de los barrios de referencia, cuya agradable nostalgia aún perdura en aquel sector de este municipio. Asimismo, añadió el señor Valencia la fructífera labor social y cristiana que realizó el P. Jesús Luis Pérez por tierras americanas. En Cuba, Estados Unidos y República Dominicana dejó constancia de sus virtudes como sacerdote ejemplar y amante de ayudar a las familias más desfavorecidas.

Después de la lectura de unos versos alusivos al acto por el que suscribe como paisano, convecino, coetáneo y, sobre todo, amigo, el P. Jesús agradeció emocionadamente aquella distinción, dejando constancia del cariño inolvidable que aún mantiene con sus antiguos feligreses, vecinos de La Florida y barrios de toda aquella zona del municipio de la Villa orotavense. Continuó el P. Jesús esgrimiendo pasajes bíblicos, haciendo especial énfasis a la cristiana expresión que se refiere a la facilidad de que por las obras se llega fácilmente al conocimiento del que las produce. Asimismo, el P. Jesús expuso con toda brillantez los principios teológicos y filosóficos que pueden servir de espejo a la conducta del hombre en su paso por el mundo en que nos ha tocado vivir.

El alcalde, después de agradecer a la concurrencia su asistencia al acto y reiterar su felicitación al sacerdote galardonado e invitar con un brindis a continuación, se cerró con nutridos aplausos.

FELIPE JUAN GONZÁLEZ GARCÍA