Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
Descarrila un tren de pasajeros en Marruecos y se teme que haya muertos leer

Al PIE del cañón

El flamante alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito, se encontró ayer, domingo, en su despacho, con la "papa caliente" de la delicada situación económica de la empresa pública municipal Pamarsa. A finales de mes convocará un pleno extraordinario para aprobar el nuevo organigrama consistorial.
C. BARRETO, Puerto de la Cruz
16/jun/03 18:39 PM
Edición impresa

Pocos papeles y expedientes ocupan la mesa del despacho oficial del flamante alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito, en plena jornada de domingo, donde el sosiego es roto por el bullicio que se escucha desde la plaza de Europa donde se celebra una concentración de coches antiguos de Tenerife y de Gran Canaria. En el ambiente quedan los ecos de la toma de posesión y del traspaso de poderes, pero el nuevo presidente de la corporación no ha querido perder ni un solo minuto y, en domingo, se ha incorporado a su puesto, "al pie del cañón" para batallar por los asuntos encomendados por la ciudadanía y cumplir los compromisos adquiridos que no son pocos. Pamarsa y la estación depuradora son las dos papeletas que tiene sobre la mesa, que requieren urgente tratamiento y solución. Con pocas horas de mandato, Marcos Brito afronta el delicado problema de la empresa pública municipal, con datos financieros poco alentadores.

Marcos Brito subraya como problema más grave la situación económica de la empresa Pamarsa, que "tenemos que encarar con toda celeridad, junto a otras cuestiones que se han acumulado y que hemos conocido en los últimos cuatro años en la oposición y no porque el alcalde y grupo de gobierno salientes hayan informado. Nos encontramos aquí en un primer acto institucional del ayuntamiento y luego tendremos otros en Punta Brava y San Telmo. Afrontamos el gobierno municipal desde el primer día porque no se puede perder ni un solo día, ni un solo minuto. Queremos que el Puerto camine con la mayor rapidez posible hacia la modernidad".

La tarea más inmediata para el nuevo alcalde consiste en diseñar el organigrama del consistorio para el presente mandato que se inicia, y adelanta a EL DÍA que del 22 al 28 del presente mes podría estar lista la composición definitiva de la comisión de gobierno y de las diferentes áreas, aunque ya se conoce la distribución de las competencias asignadas a los ediles del Partido Popular. Desde hoy lunes, los concejales de Coalición Canaria y del Partido Popular estarán trabajando en los asuntos comunes, para que antes de que finalice el mes el pleno extraordinario del ayuntamiento examine y apruebe el nuevo organigrama.

Brito alude a cuestiones inaplazables como la organización de las fiestas del Corpus, San Juan y de Julio. Apunta que "el alcalde y gobierno socialista salientes tienen un concepto muy singular de lo que es la democracia, la transparencia y los relevos. Por decisión de los electores hemos ganado unas elecciones y estamos aquí con toda la humildad, pero no comprendemos el comportamiento de la oposición".

Indica que "vamos a tender una mano a la oposición, aunque nosotros la ejercitamos con un espíritu constructivo".

El factor humano

Marcos Brito Gutiérrez asume por tercera vez la Alcaldía de Puerto de la Cruz, en esta ocasión, tras haber ganado las elecciones al PSOE. Sirvió a la ciudad turística como mandatario en la etapa de la transición, entre 1976 y 1979, en sustitución de Antonio Castro. En 1987 concurre como candidato a la Alcaldía por la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI) y repite cartel hasta 1995, con la salvedad de que accede a la Alcaldía en julio de ese año en virtud de un pacto de gobierno entre Coalición Canaria y el Partido Popular, tras haber desbancado al mandatario socialista, Salvador García, mediante una moción de censura. En 1999 el PSOE retorna a la Alcaldía con mayoría absoluta y gobierna hasta 2003, en que es derrotado por Coalición Canaria por mayoría simple. Una derrota histórica y amarga para el PSOE después de 24 años de imbatilidad. Indicó que "he prestado mis servicios en cada uno de los momentos y circunstancias concretas de su historia reciente, lo que constituye un motivo de orgullo. En esta ocasión, supone la máxima satisfacción personal, porque aunque hay una deshumanización en la política, lo humano tiene un valor substancial. Después de tanto trabajo, que el Puerto sea la cuna del Socialismo y que Coalición Canaria haya sido la formación más votada es para mí una satisfacción sin límites".